Polìtica

Mauricio Macri disminuyó a la planta estatal pero creó más cargos jerárquicos en el gabinete



Los empleados del Estado nacional se redujeron un 18,5%, pero los puestos directivo en el Gobierno crecieron un 6,6%, según un informe presentado por el vicejefe de gabinete, Andrés Ibarra Fuente: Archivo

El Gobierno de
Mauricio Macri informó que dejará a la Administración Pública Nacional con un
18,5% menos de empleados que los que heredó de
Cristina Kirchner en diciembre de 2015. La gestión saliente, sin embargo,
aumentó a su vez un 6,6% los cargos jerárquicos en los organismos centralizados del Estado.

El vicejefe de gabinete y ministro de Modernización,
Andrés Ibarra, hizo en las últimas horas el balance de su gestión y detalló las cifras vinculadas al empleo público, uno de los aspectos más sensibles de la transición con el equipo de
Alberto Fernández.

Con el traspaso, ministros, secretarios y subsecretarios que responden políticamente a Macri y se irán con él el 9 de diciembre. Pero debajo de las autoridades superiores quedará un organigrama que, como en cualquier recambio, podría ser revisado por los equipos del Frente de Todos.

De acuerdo al informe final de gestión de Ibarra al que accedió
LA NACIÓN, entre 2015 y septiembre de este año la administración pública nacional (el Poder Ejecutivo) pasó de 237.889 agentes a 193.804 empleados, un 18,5% menos.


El vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra
El vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra

Estos números no contemplan a los otros poderes del Estado, a las empresas estatales y a las fuerzas de seguridad. Si se observan los números globales de todo el sector público, la planta pasó de 798.702 a 739.148 agentes (una reducción del 7,4%).

En la pelea de herencias, desde la gestión de Macri apuntan al aumento exponencial que tuvo el empleo público durante el kirchnerismo y aseguran que «entre el 2005 y 2015 el empleo público creció un 42%».

Más cargos jerárquicos en el Gabinete

La gestión de Macri, en tanto,
aumentó la cantidad de cargos jerárquicos en el gabinete (los organismos centralizados), conocidos en la jerga como los «ravioles» del organigrama estatal. Según datos públicos, se pasó de 2629 cargos en 2015 a 2803 cargos en septiembre de 2019,
un 6,6% más.

Distinta fue la situación
en los organismos descentralizados (entes reguladores, Anses, INTI y Vialidad, entre otros ejemplos) donde
los puestos jerarquizados disminuyeron un 14,1%. Desde la gestión de Macri aseguran que hay rediseños que están pendientes de implementar que podrían llevar a que los organismos descentralizados disminuyan a las dos terceras partes de sus estructuras en comparación con 2015.

En la gestión de Macri aseguran que se hizo «un relevamiento de las tareas de 350.000 puestos de trabajo» para permitir la movilidad interna a partir de los concursos para acceder a cargos simples y a los puestos jerarquizados de la Alta Dirección Pública (ADP). Todo esto luego de que, en medio de la crisis económica, se prohibiera la contratación de personal nuevo en el Estado, mediante un decreto que tiene vigencia hasta diciembre de este año.

«Hasta 2015 se habían hecho 2850 concursos para cargos simples y nosotros en cuatro años hicimos 4883 concursos», aseguraron desde la cartera de Ibarra.

Respecto a la Alta Dirección Pública, que contempla a los directores, los directores generales y los coordinadores del Estado, el gobierno informó oficialmente que fueron concursados 328 cargos, de los cuales casi cien fueron formalizados y el resto aguarda homologación.

Luz de alerta para Fernández

Muchos de estos concursos fueron oficializados en los últimos días en el Boletín Oficial, lo que despertó una luz de alerta en los equipos de Alberto Fernández. «Me van a tener que contar todos los altos cargos que nombraron en los últimos tiempos con cifras siderales de sueldos, la efectivización de un montón de empleados que hicieron entrar por la ventana», dijo el presidente electo. Ibarra le respondió que se trata de cargos concursados «de personas que trabajan en el Estado hace más de diez años».

A quince días de dejar la gestión, la gestión de Macri sancionó un decreto, el 788/19, que generó fuerte controversia porque formalizó un nuevo régimen para la Alta Administración Pública que prevé un nuevo sistema de compensaciones e indemnizaciones que heredará la gestión de Fernández. La normativa homologa un acuerdo firmado a mediados de año con UPCN -el gremio de estatales de mejor sintonía con la gestión saliente- y que tuvo el rechazo de ATE.

Related posts

«Sistema Agua Sur»: la obra que pensó Cristina, inició Macri y hoy visitó Alberto

admin

Las provincias, en situación incómoda para seguir a la Casa Rosada

admin

«No se pueden abrir las puertas del chavismo en Argentina»: Miguel Angel Pichetto, contra el proyecto de emergencia económica

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad