Polìtica

Entrevista con Vilma Ibarra: «No hay dos terminales de poder, el Presidente tiene el liderazgo»



Vilma Ibarra, secretaria de Legal y Técnica, tiene un papel clave en la gestión de Alberto Fernández: «No hay doble comando; el Presidente tiene liderazgo», sostiene Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

No hay fotos personales ni retratos del Presidente. Vilma Ibarra, la custodia de la firma de Alberto Fernández, llevó pocos objetos a su oficina en la planta baja de la Casa Rosada, aunque sí cambió todos los muebles que tenía su antecesor. «Era demasiado moderno», dice la abogada, que tiene a la Constitución Nacional sobre un amplio escritorio de madera que rescató del olvido en un rincón de Balcarce 50.

Pieza clave del Gobierno, la secretaria de Legal y Técnica busca terminar con el debate sobre el doble comando. «No hay dos terminales de poder, el Presidente es el que tiene el liderazgo», asegura, aunque resalta el rol y el lugar de la vicepresidenta. «Sin Cristina esto no funciona y sin Alberto tampoco», remata.

A horas de la presentación en sociedad del proyecto de reforma judicial,Ibarra proclama que «no deben haber ni jueces de Cristina, ni de Macri, ni de Alberto» y pide terminar con la «justicia pendular».

-Graciela Camaño dijo: «Espero que la reforma judicial no sea un proyecto para beneficio del gobierno de turno» ¿Qué garantías hay de que no es una reforma a medida del oficialismo?

-Está muy bien lo que dice. La primera garantía es que va a ir al Congreso y es ahí donde se saldan los debates con todas las fuerzas políticas. Se persuade, se pueden hacer cambios y se gana o se pierde.

-Pero hay referentes de la oposición que, en un tono mayor, alertan por un «pacto de impunidad» ¿Cuál es su mirada?

-Hay discursos políticos que se pretenden instalar. La percepción es que en el fuero penal hay una justicia pendular que juegan con el gobierno de turno. Cuando hay un gobierno se investiga más a la oposición y cuando cambia el gobierno se investiga a los otros. El Gobierno está eligiendo modificar esto, está eligiendo salir de la justicia pendular. Pero hay que ser muy claros: esta reforma judicial no afecta en ningún caso el juez natural, no se le saca a ningún juez ninguna causa.


Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

-Aun cuando la reforma no se envió, el representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura está cuestionando traslados de jueces que pueden decidir en causas de la vicepresidenta, eso también colabora a la idea que tiene la oposición…

-Los jueces requieren para ir a un tribunal un concurso, la intervención del Poder Ejecutivo y el acuerdo del Senado. En los casos en los que se han trasladado jueces sin cumplir esos tres requisitos se ha violentado la Constitución.Y da la impresión de que se eligió ponerlo en determinado tribunal para que agarre una causa. No tiene que haber jueces ni de Macri, ni de Alberto, ni de Cristina.

-¿Cree que el número de jueces de la Corte es el correcto?

-Yo creo que no me corresponde opinar sobre eso y no voy a opinar.

-Más allá del número ¿Cree que la Corte funciona bien?

-Hay muchas cosas para revisar. Tenemos que rever el recurso extraordinario. O la cantidad de años que se puede demorar en algunas soluciones. También hay que mejorar el Ministerio Público e ir hacia el sistema acusatorio puro. No terminamos el proceso de transferencia de competencias penales a la Ciudad. Tampoco llegamos a tratar una ley de juicio por jurados…

-Sonó Carlos Beraldi para la comisión que va a revisar las instituciones del Poder Judicial ¿No hay un conflicto de interés al ser el abogado de la vicepresidenta?

-Los integrantes van a ser convocados en carácter de comité de asesoramiento, no como un tribunal vinculante. Y entiendo que va a ser una convocatoria plural. Sin perjuicio de si él va a formar parte de la convocatoria del Presidente, o no, nadie tiene un capitis deminutio por defender a una persona u otra. Cualquiera con prestigio y trayectoria jurídica está en el marco de lo que puede elegir el Presidente.

-¿Cree que hubo lawfare durante el macrismo?

-Yo creo que la Justicia no funcionó bien y que todos fuimos testigos del mal uso de una institución de excepción como es la prisión preventiva. Y lo dije trabajando en una empresa, cuando pensaba que no iba a volver a la política. Lo del «poder residual» para justificar la prisión preventiva es un abuso. Dicho esto,creo que los jueces tienen que tener independencia, por lo que no voy a ahondar ningún tipo de grieta. No quisiera que a ningún opositor político lo detengan sin atenerse a las normas constitucionales.

-Van más de siete meses de gobierno ¿Cómo evalúa el funcionamiento de la coalición con el massismo, el cristinismo y el gabinete de Alberto?

-Creo que tenemos una coalición que ha demostrado que funciona. Hay que contextualizar: asumimos con una situación de terapia intensiva y sobreendeudados y apareció Covid. Todo lo que hicimos no hubiera sido posible sin una coalición. Siempre queremos coalición pero después cuando hay diferencias nos alertamos. Yo desdramatizaría…

-¿Y cómo explica el «fuego amigo»?

-Fuego amigo son palabras muy duras.

-Veo que no le gusta.

-No, no.

-¿No desgastan la figura presidencial?

Con Alberto Fernández, Cristina Fernández, Sergio Massa, venimos de biografías y trayectorias distintas. Esto es parte enriquecedora de un proceso político que vino a presentar una alternativa a ese gobierno que había dejado el país con todos los indicadores mal. El desafío era poder proponer una alternativa o ir a elecciones divididos y posiblemente perder. Alberto Fernández y Cristina Fernández armaron una coalición. Y además, tomaron la decisión que este proceso lo liderara Alberto Fernández y esto quedó claro.

-¿Quién es el líder?

-Es el Presidente de la Nación en un país presidencial. Tiene un liderazgo, que yo admito que es nuevo en la Argentina, porque estamos acostumbrados a liderazgos más personalistas.


Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

-¿Cómo definiría ese liderazgo?

-Está más basado en la razón que en la pasión. Es inclusivo. Es muy firme en sus convicciones, pero es inagotable al tiempo de discutir.

-¿Cuál cree que será el legado más importante del Gobierno?

-Tenemos un desafío que será central: Covid. La respuesta ante Covid es una de las cosas por las cuales se va a juzgar a este Gobierno. Si logramos que se transite en una forma no traumática es un gran desafío para el Gobierno. Y después de esto, que la Argentina se pueda parar.

-¿Hay dos terminales de poder en la Argentina? ¿Una con Cristina Kirchner y otra con el Presidente?

-¡No! De ninguna manera. No hay dos terminales de poder, el Presidente de la Nación es el que tiene el liderazgo en este momento y que además es a quien votaron los argentinos. Cristina es una persona muy importante porque su caudal de votos es muy grande. Es la vicepresidente elegida por los argentinos y las argentinas. Esto funciona con Alberto y con Cristina. No hay dos terminales, es una terminal conjunta.

-Entonces, ¿considera que no hay un poder bifronte?

-De ninguna manera. Alberto es un presidente con un liderazgo propio que tiene, como corresponde, un enorme diálogo con su vicepresidenta, quien tiene un peso político muy importante. Pueden tener una discusión, claro, lo importante es que trabajan los dos en consonancia. Hablan continuamente, analizan y discuten. Sin Cristina esto no funciona, y sin Alberto tampoco.

-Amigos y referentes cercanos al Presidente promueven el albertismo. ¿Cuál es su evaluación?

-El que se tiente con otra posibilidad le hace daño a la coalición. Construir internas en una coalición de estas características no tiene nada que hacer. Hay que ampliar la coalición de gobierno, abrirla. La grieta le ha hecho un enorme daño a la Argentina.

-El tuit de la expresidenta, donde se critica la puesta en escena del 9 de Julio, exhibió una diferencia de fondo ¿Cómo interpretó ese mensaje?

-No tengo esa impresión. Cristina funciona, habla y plantea sus puntos. El Presidente sabe en la situación que está y hay poderes muy grandes en la Argentina que son necesarios para poner a la Argentina de pie.

-¿El proyecto de ley de aborto irá este año al Congreso?

-No tiene fecha, no podría tenerla en el marco de una pandemia. Hoy toda la energía del Ministerio de Salud está puesta en contener la situación de la enfermedad. No podemos distraer al Ministerio de Salud. El aborto es un tema muy importante, porque las mujeres se mueren en abortos clandestinos. Nos gustaría que fuera este año.

-¿Habló con Cristina Kirchner?

-Con Cristina no me vi porque en general a la Casa Rosada no ha venido. Cuando voy a Olivos voy puntualmente a reuniones o a firma. Cristina es la vicepresidenta y tengo todo el respeto a un cargo elegido por la gente. Fui senadora con Cristina muchos años y le tengo mucha admiración. Tampoco voy a ser hipócrita, también tuve fuertes disidencias.

-Se cuestiona la velocidad del Gobierno. ¿Le falta ritmo a la gestión?

-Esos comentarios descontextualizan. El ritmo que tuvo la gestión para llegar con 9.000.000 de IFE, con 310.000 ATP, con más de 150 mil créditos a tasa cero ha sido un ritmo infernal. Y además contener los brotes de coronavirus. y todo esto lo atravesamos en paz. Es una gestión profundamente estresada. Insisto, ¿alcanza? Seguramente no alcanza, porque hay mucha gente que ha perdido ingresos, pero el nivel de trabajo y de esfuerzo ha sido descomunal.

-Es bastante futbolera. Cafiero dice que es «un cinco que debe ganarse el puesto», ¿Usted qué camiseta lleva?

-Arquera… pero arquera que sale a jugar.

ADEMÁS

Related posts

Desde una pequeña oficina en Pacheco, Ricardo Echegaray puso en marcha su «operativo retorno»

admin

Cumbre de voceros en la Casa Rosada: concentran la comunicación del Gobierno

admin

Hugo Moyano acordó una suba salarial de 30% para los camioneros

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad