Polìtica

Coronavirus: el pedido de ayuda de los argentinos que perdieron un vuelo de repatriación desde EE.UU.



Los argentinos varados en Nueva York crearon una plantilla con sus fotos mostrando el pasaporte para exigir poder volver a su país de origen Crédito: Gentileza Varados en Nueva York

El vuelo fue con butacas vacías. Podría haber llevado a algunos de los miles de argentinos que están varados en Estados Unidos, pero debido al «cepo» que el gobierno nacional impuso en el aeropuerto de Ezeiza para la llegada de los viajeros postergó, por ahora, el ansiado retorno.

La oferta de repatriación llegó por parte de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocida comúnmente como la iglesia mormona. Esa congregación regresó a decenas de miles de misioneros a Estados Unidos de todo el mundo en las últimas semanas debido a la pandemia del

coronavirus

. Este esfuerzo se concretó a través de vuelos comerciales, vuelos chárter y otras opciones, explicó a

LA NACION

Daniel Woodruff, vocero de la iglesia.

«En muchos casos, a pedido de varios gobiernos, la Iglesia ha permitido que los asientos vacíos en nuestros vuelos chárter sean ocupados por ciudadanos varados de esos países sin costo para que puedan regresar a sus países de origen», afirmó Woodruff.

Una de esas ofertas se le hizo a la Argentina, pero el gobierno nacional rechazó esa oferta de repatriación debido al cupo para la llegada de pasajeros que rige en Ezeiza. Según explicaron fuentes oficiales, el Gobierno lo hizo para evitar un desborde de la capacidad de control sanitario de los argentinos que vuelven al país.

El vuelo no estaba previsto en el cronograma que la Cancillería evalúa periódicamente con el Ministerio de Salud y, según la explicación, aceptar un vuelo adicional -por más que no significara gastos para el Estado- podía elevar el riesgo de contagios una vez que llegaran al Aeropuerto de Ezeiza, donde los pasajeros deben someterse a un protocolo coordinado entre las autoridades de Salud, Cancillería, Seguridad, Transporte y Migraciones.

Tras el cierre de fronteras, el ingreso de argentinos por ese aeropuerto es extremadamente limitado. El Gobierno dispuso un límite de hasta dos vuelos diarios de repatriación para mantener el flujo de ingreso entre 300 y 400 personas por día.

La Cancillería define, junto a la cartera que conduce

Ginés González García

, cronogramas semanales de vuelos de repatriación. Esta semana, por ejemplo, se organizaron vuelos desde países de América Latina y Oceanía. En los próximos días se anunciará el envío de aviones a otras regiones. El Gobierno asegura que se mantendrán las repatriaciones desde Europa o países como Estados Unidos, donde todavía hay unos 1800 argentinos, la mayoría en Miami.

Por ahora, Aerolíneas Argentinas no tiene vuelos previstos desde Estados Unidos.

El último vuelo especial de la empresa desde Estados Unidos a la Argentina fue el 26 de marzo. La empresa tiene rutas a Miami y Nueva York. El último vuelo desde Nueva York fue el 17 de marzo. «La decisión por ahora es ir día a día», indicaron fuentes de Aerolíneas. «Se programan muy pocos vuelos», agregó.

Las voces de los varados


Los argentinos varados en Nueva York crearon una plantilla con sus fotos mostrando el pasaporte para exigir poder volver a su país de origen Crédito: Gentileza Varados en Nueva York

Los une el dolor, la angustia, y un grupo de WhatsApp. Los varados en Nueva York -y algunos otros argentinos desparramados en Estados Unidos- utilizan a diario la aplicación de mensajería como espacio de conexión.

Las voces de casi un centenar de ciudadanos argentinos se encuentran para compartir el estrés que significa estar lejos de casa y no poder volver.

Cada tanto se presenta algún cruce de opiniones.

Los ánimos están calientes. Los argentinos que esperan impacientes su regreso a la Argentina sufren -emocional y económicamente- los días que pasan en Estados Unidos sin muchas respuestas.

Y es que, la gran mayoría, se ha comunicado en reiteradas oportunidades con las autoridades argentinas, y se quejan porque no han recibido la atención deseada.

Los varados dicen estar a su suerte, a la deriva.

Mucho se ha dicho sobre cuándo fue que los varados viajaron al exterior. Algunos por placer, otros por trabajo y muchos por estudio, sus fechas de ingreso a Estados Unidos varían tanto como sus historias. El problema, ahora, está en quienes arribaron hace meses y hoy tienen su visa vencida o próxima a vencerse.

Uno de los temores de los varados es la expiración de sus visas de turista. Pero el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, según sus siglas en inglés) permite solicitar una extensión por la pandemia, en los casos que sea necesario. Esa agencia indica en su página web que «la mayoría de no inmigrantes puede mitigar las consecuencias migratorias de COVID-19 al presentar una solicitud de extensión de estadía».

El viernes último, el presidente

Donald Trump

emitió un memorando en el que le encomendó al Departamento de Estado que «iniciara un plan para imponer sanciones de visa» a los países que «demoren injustificadamente» la repatriación de ciudadanos, siempre y cuando esa demora «está impidiendo las operaciones del Departamento de Seguridad Nacional necesarias para responder a la pandemia». Para los varados, eso podría llegar a acelerar su repatriación. Una esperanza que parece exigua.

Historias que se encuentran

Serena Leoni tiene 15 años

. Viajó a Nueva York el 18 de enero con los sueños de una joven artista gracias a una beca para estudiar ballet en la academia Vassiliev.

LA NACION

habló con su mamá, Roxana Bistoletti, quien la espera en Posadas, Misiones junto a su marido, Leonardo y su hijo de 21 años, Gino. Según dijo con un tono de voz cálido y pasivo, no se dan el lujo de dejarse caer en una situación así.


Serena Leoni tiene quince años y viajó a Nueva York gracias a una beca para perfeccionar sus estudios de danza clásica en la Academia Vassiliev
Serena Leoni tiene quince años y viajó a Nueva York gracias a una beca para perfeccionar sus estudios de danza clásica en la Academia Vassiliev Crédito: Gentileza Roxana Bistoletti

«Ella está siendo alojada por sus maestros en un departamento del Bronx junto a otros bailarines, entre ellos, otras cinco argentinas menores de edad», contó la madre, quien detalló que pese a reiterados intentos y pedidos para traer a su hija a casa,

Cancillería le dijo que por tener alojamiento y comida, su regreso no es prioridad.

Desde hace treinta días que Serena comparte un departamento mediano en la ciudad de Nueva York junto a otras doce personas. »

Sólo sale una vez por semana para comprar su comida en un supermercado a una cuadra», confesó Roxana, quien agradece que todavía tienen los medios económicos para mantener a su hija a miles de kilómetros de distancia

.

La historia se repite en versiones distintas.

Personas de todas las edades han quedado atrapadas sin salida en un país lejano.

Los pedidos sin respuestas de las autoridades se han vuelto una especie de círculo vicioso que genera angustia entre los cientos de argentinos que esperan, y esperan.

Miranda es una odontóloga de Buenos Aires. Viajó a la Gran Manzana por trabajo en los primeros días de febrero con regreso estipulado para mediados de abril.

Como todos los varados, su vuelta nunca sucedió. Perdió el empleo que la esperaba en la Argentina

. Con mucho dolor, agradece que sus primos le puedan dar hospedaje para no tener que desangrar todos sus recursos económicos.

«Tengo miedo de todo, vivo con miedo, ya es parte de mi», dijo Miranda en diálogo con este medio, y confesó que hace más de un mes que no sale de su casa, también por temor a un eventual contagio.

Los comentarios de algunos panelistas en la televisión argentina lastiman y enfurecen a muchos de los varados.

Y es que, los varados dicen, muchas veces hablan sin saber. Se ha escuchado decir que los argentinos en Estados Unidos reciben ayuda económica y sanitaria del gobierno pero, hasta ahora, sólo un puñado de los que están en Nueva York confirman haber recibido una tarjeta de regalo con 100 dólares para ser utilizados en una cadena de supermercados. En lo que respeta a la cobertura de salud, en los últimos días se anunció que los servicios de Assist Card y Universal Assistance serían extendidos sin costos, pero no todos han podido conseguirlo.

Embarazada

Cynthia Schemith está embaraza de 30 semanas. Todo lo lindo y emocionante que debería ser el curso de un momento así se ve eclipsado por el estrés de no saber cuándo podrá volver a casa.

Junto a su marido, Emilio Duran y su hija de 7 años, aguardan en lo de unos amigos en Nueva Jersey.


Emilio Durán junto a su mujer, Cynthia Schemith, embarazada de 30 semanas, ruegan volver a la Argentina en los próximos catorce días
Emilio Durán junto a su mujer, Cynthia Schemith, embarazada de 30 semanas, ruegan volver a la Argentina en los próximos catorce días Crédito: Gentileza Emilio Durán

Al condimento de estar varados lejos de casa se suma que Nueva York es el epicentro de casos en el mundo.

Si bien ya se habla de un cauto optimismo y de la posibilidad de diseñar un plan para la apertura del estado, muchos temen los altos costos del sistema de salud norteamericano.

Emilio Duran confesó el nivel de desesperación que manejan junto a su mujer. La cesárea de Schemith está programada para junio, y sólo les quedan dos semanas para volar dentro de los estándares seguros para un embarazo avanzado.

Pese a los reiterados intentos, todavía no han recibido precisiones del gobierno argentino sobre cuándo podrán volver a casa

.

Los problemas para esta familia no terminan allí: su cobertura médica ya venció y los costos de tener un hijo en Estados Unidos pueden significar una inversión de miles de dólares, en especial una cesárea. Emilio Duran contó a

LA NACION

que reza para que aparezca pronto el vuelo que los lleve su Córdoba Capital.

Antonella, Walter, Erika, Anita, Clara, Patricia, Daniel, Blanca, Mariano, María Emilia. A diario, un centenar de ciudadanos argentinos se juntan en el grupo de WhatsApp con una misión: volver a casa

. Y cada día son mas. Sus historias pueden tener orígenes distintos, pero la desesperación por atravesar la línea del Ecuador en un avión con dirección al sur los encuentra unidos.

Las diferencias pueden generar alguna rispidez, pero nunca falta el valiente que se mete en el medio para recordar que el canal de WhatsApp es para contenerse los unos a los otros, no para atacarse.

Todos comparten el sufrimiento de estar lejos, todos quieren volver a casa, abrazar a sus familias y que esta etapa quede el recuerdo. Todos quieren volver a tocar suelo argentino

.

ADEMÁS

Related posts

Coronavirus en la Argentina: Ofelia Fernández criticó a quienes se movilizaron a Plaza de Mayo contra la cuarentena

admin

Alberto Fernández posterga los proyectos que ideó para construir la identidad de su gobierno por la emergencia

admin

Alberto Fernández busca el enemigo afuera, pero lo tiene adentro

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad