Polìtica

Alberto Fernández: «Al día de hoy dudo que Nisman se haya suicidado»



El Presidente opinó en el documental de Netflix sobre la muerte del fiscal, grabado antes de la campaña

«Hasta el día de hoy dudo que se haya suicidado», dice
Alberto Fernández.

«Sí [creo que Cristina quería matarme]», responde
Antonio «Jaime» Stiuso, con un gesto de la mano izquierda como quien cuenta algo obvio.

«Estoy vivo para poder contar la historia y que se sepa la verdad. A más de uno le gustaría que yo esté muerto», dice el técnico informático
Diego Lagomarsino con la voz quebrada.

«Nunca medimos las desventajas, que fueron mucho más grandes que las ventajas», admite el excanciller un
Héctor Timerman ya débil en referencia al memorándum con Irán.

Con multiplicidad de testimonios de la mayoría de las figuras centrales de la investigación por la muerte de
Alberto Nisman, Netflix estrenó hoy el documental seriado
Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía, en el que se analiza en profundidad, aunque sin llegar a hacer aportes que cambien la mirada del desarrollo judicial, el caso del fallecimiento del fiscal, las hipótesis, la vinculación con el atentado a la AMIA de 1994 y el impacto político.

El material -producido en sigilo en la Argentina y editado en Europa- se estrenó hoy, pese a que estaba completo mucho antes. Netflix habría decidido postergar su publicación hasta después de las elecciones presidenciales en nuestro país para evitar interpretaciones políticas de las que el documental busca mantenerse al margen.

Con el exespía de la SIDE como uno de los protagonistas principales de la producción de seis capítulos, la serie reúne también a Lagomarsino -quien le entregó el arma que dio muerte al fiscal-, al excanciller Héctor Timerman, a Alberto Fernández -cuando se grabó el documental aún no era Presidente-, al exsecretario de Inteligencia Oscar Parrilli, a la exfiscal Viviana Fein, al exsecretario de Seguridad Sergio Berni, al abogado de las hijas del fiscal, Juan Pablo Vigliero, y a la extitular de la Oficina Anticorrupción Laura Alonso, entre otros.

En un equilibrio entre las hipótesis de homicidio y suicidio, el documentalista británico Justin Webster pone énfasis en un relato cronológico de los hechos y en la visión de primera mano de los personajes.

Alberto Fernández participó del documental antes de ganar la elección y la producción lo definió solo como exjefe de gabinete. En un testimonio corto, Fernández se refiere a la denuncia de Nisman contra la expresidenta y otros funcionarios por ser supuestos encubridores del atentado a la AMIA.

Cuenta allí una conversación que tuvo con Nisman luego de que el fiscal expusiera los detalles de su denuncia en televisión. Según Fernández, en ese momento le dijo que tenía un «problema» con su denuncia porque no sabía «qué sustento probatorio» tenían las afirmaciones que se hacen en el texto.

Fernández también hace una descripción breve de Cristina Kirchner. «Es una mujer de una gran inteligencia, muy dogmática. Ese dogmatismo y falta de pragmatismo la ha hecho chocar muchas veces en sus búsquedas», dice.

La palabra de Stiuso

En el documental, el exespía ratifica su denuncia sobre la existencia de un
servicio de inteligencia paralelo al oficial que actuaba en respuesta a la entonces presidenta.

Stiuso vincula a ese presunto grupo a las amenazas que recibía Nisman por correo electrónico, en el que lo llamaban «pajarito».

Tras leer una de las amenazas contra el fiscal, Stiuso asegura que el mail
era «del Gobierno» y afirma que
las amenazas provenían de Cristina Kirchner «o de la gente que la rodea».

«Vamos a cumplir nuestra promesa de matarte a vos y a tu familia, pero antes vamos a hacerte mierda pública y mediáticamente. Ya logramos que Argentina arregle con Irán sin tu participación. Estás a punto de quedar sin tu principal sostén en esa causa ya que nos llevamos puesto a tu querido ‘Jaimito’. (…) Chau ‘Pajarito’, fijate cómo este tema lo seguimos hasta el final. Cuando a Stiuso lo rajen y se quede sin protección vamos a ir por él y por toda su familia también», decía el correo, que Nisman recibió en 2012, tres años antes de su muerte.

Además de la extensa entrevista a Stiuso, en el documental dialoga su testimonio con el de Fein, quien todavía cuestiona al exespía por no atender al fiscal cuando lo llamaba y ratifica que durante su trabajo en la causa no hubo pruebas de que en el departamento de Puerto Madero hubiera habido otras personas en el momento de la muerte. «[Stiuso] Estaba convencido de que a Nisman lo mataron.
Yo no vi ningún elemento de prueba que aportar«, dijo Fein.

«Para poder arbitrar una calificación tan grave hay que tener pruebas muy contundentes, puntuales, precisas y categóricas. (…) Yo mantuve la causa abierta buscando las respuestas», agregó la exfiscal.

ADEMÁS

Related posts

Coronavirus en la Argentina: de la CGT al FMI: «El país no soporta más ajustes»

admin

La Corte Suprema se despega del apagón informático que afectó a la Justicia

admin

Confirman el sobreseimiento de gobernadores e intendentes por las viviendas no construidas de Sueños Compartidos

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad