Mundo

Encierro y angustia: quién será el próximo infectado, el terror en el crucero en cuarentena por coronavirus


Aun Na Tan está en un camarote sin ventanas junto a su familia a bordo del Diamond Princess, en cuarentena en el puerto de Yokohama, Japón Crédito: Facebook

YOKOHAMA.- Para Karey Maniscalco, una agente de bienes raíces de Utah, la situación en el
crucero Diamond Princess, en cuarentena en Japón por el

coronavirus

, se volvió «insoportable». Aunque sube videos a las redes sociales parodiando a la película
El Náufrago, protagonizada por Tom Hanks, ni el humor pudo aliviar el agudo dolor que sufre a raíz de una presunta piedra en el riñón.

«Hace 20 horas contacté al centro médico para informarles que estoy segura de que tengo una piedra en el riñón. Me dijeron que podía acudir al médico para revisar la orina en busca de sangre, pero que me sacarían del barco ya que no tienen los recursos a bordo para lidiar con este tipo de dolor. Pregunté si mi cuarentena se reiniciaría. Me dijeron que es una posibilidad. También sé que esto implicaría dejar a Roger [su marido] aquí, separándonos por los siete días restantes.
Ambos estaríamos solos y atrapados«, indicó en su muro de Facebook.

Despavorida por las posibles consecuencias, Maniscalco decidió aguantar el dolor y esperar a ver si puede eliminar la piedra por su cuenta. «El dolor es casi imposible de manejar […]
Estoy completamente aterrada«, escribió a sus seguidores, quienes le envían mensajes de apoyo.

David Abel, de 74 años, y su esposa están bien de salud, pero el confinamiento los está «enloqueciendo». El matrimonio británico transmite en vivo todos los días desde su camarote, pero ayer y hoy han tenido problemas con la señal. «Hoy se cortó el Wi-Fi durante 20 minutos y ayer no tuvimos ni televisión ni internet por cinco horas.
Imagínense nuestra frustración«, dijo Abel en un video publicado en Facebook.

El miedo a la transmisión de la enfermedad se acentuó desde que el Ministerio de Salud de Japón confirmó
174 casos, 39 de ellos anoche, a bordo del Diamond Princess, anclado y en cuarentena en Yokohama por el nuevo coronavirus. Allí aún hay siete argentinos, entre ellos la esposa del hombre infectado que fue trasladado a un hospital de Yokohama.

Matthew Smith, un pasajero norteamericano, documenta las evacuaciones desde el balcón de su habitación. «Recién anunciaron 39 nuevos casos. Supongo que veremos más evacuaciones hoy», escribió en Twitter.

También imploró a los usuarios de las redes sociales que frenen con la circulación de noticias falsas que contribuyen al pánico a bordo: «¿Por qué el capitán tiene que asegurarnos que el sistema de ventilación está proporcionando aire fresco a todos los camarotes? Gracias a los trolls de Twitter alimentando a los pasajeros con extraños rumores y mentiras sobre el barco y el virus. ¡Paren!», escribió indignado.

La tripulación se lleva la peor parte

El turista estadounidense se encuentra «enormemente complacido» con el manejo de la delicada situación por parte de los tripulantes y el gobierno de Japón. «El capitán anunció que los funcionarios de salud de Japón proporcionaron 45 médicos, 55 enfermeras y 45 farmacéuticos a bordo del Diamond Princess, todos (creo) voluntarios. Gracias Japón», escribió ayer.

Pero Smith no es el único preocupado por los tripulantes del Diamond Princess, quienes se exponen a mayores riesgos. Yardley Wong, un pasajero de Hong Kong, se pregunta en Twitter
si es ético que él sea tratado como huésped cuando todo el barco está en cuarentena.

«¿Por qué no nos están aislando? ¿No somos parte del barco?», dijo un un cocinero de la India, que habló con
The Washington Post bajo condición de anonimato por temor a perder su trabajo. «Si los pasajeros han sido aislados, ¿por qué no lo hemos hecho todavía nosotros?»


La comida a bordo del Diamond Princess
La comida a bordo del Diamond Princess Crédito: Facebook

El cocinero, uno de los
1035 miembros de la tripulación a bordo del barco, dijo que su día comienza a las 6.15 y que trabaja todo el día cocinando comidas para los pasajeros, que se limitan en gran medida a sus cabinas, con oportunidades limitadas para hacer ejercicio.

La agencia de noticias Kyodo, citando al ministerio de Salud, dijo hoy que de los
39 casos, 10 eran tripulantes y 29 pasajeros.

Lidiar con el aburrimiento

En medio del caos, algunos pasajeros buscan la mejor manera de lidiar con el aburrimiento. Encerrados desde hace ocho días en un camarote sin ventanas de solo 16 m2, allí resiste como puede una familia australiana de origen malayo. «Lo llevamos bien, teniendo en cuenta que estamos atrapados», dijo en una llamada a través de Facebook Aun Na Tan al medio español ABC.

Aun Na Tan practica zumba, escucha música, recicla y ve televisión para matar el tiempo. Incluso se alegró de poder ver por primera vez en mucho tiempo la transmisión de la ceremonia de los Oscar en vivo, dado que por la diferencia horaria no podía hacerlo en Australia.

José Antonio Alatorre, un mexicano de 54 años, y su esposa Lissa, tampoco tienen ventanas en su camarote. «Nuestra única ventana es una televisión conectada a la cámara del barco», dijo en una entrevista al diario
El Universal.

«Estamos aguantando el encierro, y preocupados, porque van saliendo cada día más y más enfermos. Esperemos que no nos toque», comentó.

Sin embargo, Alatorre y su mujer, testigos de Jehová, no pierden las esperanzas y pasan los días poniéndose al tanto de los que está pasando con su comunidad religiosa y mantienen un plan espiritual.

Se espera que el período de cuarentena finalice el 19 de febrero, aunque Japón dejará que los pasajeros de mayor edad y los que sufran enfermedades crónicas abandonen antes el crucero.
Alrededor del 80% de los pasajeros del barco tienen 60 años o más, con 215 en sus 80 y 11 en los 90, informó el
Japan Times.

ADEMÁS

Related posts

Ataque homofóbico: la policía de Londres difundió el video contra la azafata uruguaya y su novia

admin

El excéntrico dictador obsesionado con la juventud que prohibió a sus funcionarios teñirse las canas

admin

Las «sardinas» anti-Salvini invadieron Roma con una imponente manifestación

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad