Mundo

El confinamiento está limpiando el aire del mundo, pero el «efecto verde» puede ser fugaz


El agua de los canales de Venecia, más limpia a raíz de la parálisis por el coronavirus

SÍDNEY.- El típico smog de Los Ángeles se disipó, en

los canales de Venecia

el agua es cristalina y la emisión de gases de las fábricas chinas disminuyeron tan drásticamente que

el cambio se ve desde el espacio

.

Las restricciones a los vuelos internacionales y las cuarentenas impuestas para ralentizar la propagación del virus redundaron en

rápidos y hasta sorprendentes beneficios ambientales

. Resta saber si tendrán efecto a largo plazo, pero

muchos climatólogos creen

que este años

las emisiones de gases de efecto invernadero disminuirán por primera vez desde la crisis financiera

de hace más de una década, cuando experimentaron una caída del 7%.

«Se prevé un

impacto mayor al que tuvo la Gran Recesión de 2008-2012

y una caída de varios puntos porcentuales de la

emisión global de gases

«, dice Michael E. Mann, profesor emérito de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Estatal de Pensilvania.

En Estados Unidos,

más de tres cuartas partes de la emisión anual de gases de efecto invernadero son producto del transporte, la industria y la generación de energía

, tres sectores duramente golpeados por la decisión de los gobiernos de frenar la propagación de la infección a través del cierre temporario de grandes sectores de la economía.

Las disrupciones en el transporte fueron mayúsculas:

los aviones permanecen en tierra y las autopistas están vacías

. La aerolínea australiana Qantas tiene cancelados todos sus vuelos internacionales hasta fines de mayo. Más de 30 estados norteamericanos ordenaron a sus residentes permanecer en sus hogares, exceptuando las actividades esenciales, vaciando así las calles de millones de personas.

La crisis también está aplastando la actividad industrial. Las automotrices General Motors Co., Ford Motor Co. y Fiat Chrysler Automobiles NV

cerraron sus líneas de ensamblaje

en Estados Unidos, México y Canadá, para limitar la difusión del virus. Honda Motors Co. y Toyota Motor Corp. también suspendieron su producción en territorio norteamericano.

Hace una década,

la emisión de gases rebotó abruptamente a medida que los gobiernos empezaron a implementar paquetes de estímulo económico

, por lo general enfocados en el sector de infraestructura e industria pesada. En apenas dos años, las emisiones globales de gases ya habían superado a su pico de 2008. Los climatólogos ahora temen que esa historia se repita cuando los gobiernos empiecen a levantar las restricciones y los bancos centrales inyecten dinero en la economía para acelerar la recuperación.

«Son muchos los escenarios que pueden empeorar a causa del coronavirus», señala Rob Jackson, científico ambientalista de la Universidad de Stanford y presidente del Proyecto Carbono Global. «Mi peor pesadilla es que cuando la crisis del coronavirus desemboque en una recesión global,

la respuesta sea dejar de lado todas las medidas climáticas

y de eficiencia energética que habríamos implementado de no haber sido por la pandemia».


Hace una década, la emisión de gases rebotó abruptamente a medida que los gobiernos empezaron a implementar paquetes de estímulo económico
Hace una década, la emisión de gases rebotó abruptamente a medida que los gobiernos empezaron a implementar paquetes de estímulo económico Fuente: AFP

Los trabajadores que pierdan su trabajo ya no tendrán dinero para comprar productos más eficientes, ya sean lavarropas de bajo consumo o autos eléctricos. Las acciones en bolsa de Tesla Inc., por ejemplo, reflejan esa preocupación, con una caída de más del 40% desde el 19 de febrero.

«Muchos ya no podrán comprarse un auto, ni siquiera uno usado»

, pronostica Jackson.

Según los científicos, la rapidez e intensidad de ese rebote de las emisiones de gases

dependerá de la respuesta de los gobiernos a los pedidos de auxilio financiero del sector industrial

. La empresa Boeing Co., una fabricante de gran envergadura y la mayor exportadora de Estados Unidos en volumen de facturación al extranjero, podría acceder a 17.000 millones de dólares en concepto de créditos y garantías, como parte del paquete de estímulo de 2000 millones de dólares acordado entre la Casa Blanca y el Congreso norteamericano. Si bien la medida impone límites a la recompra de acciones y reparto de dividendos por parte de las aerolíneas y otros sectores, finalmente no incluyó los requisitos que solicitaban ochos senadores demócratas, a saber, que las empresas beneficiarias de esos recursos se comprometieran a una reducción paulatina de sus emisiones de gases.

En 2009, cuando la economía global se contrajo un 1,7%,

la emisión de gases también cayó

, solo para rebotar hasta batir un récord de 9000 millones de toneladas en 2010, cuando se retomó el crecimiento.

«Hay consenso en que el eventual retorno a la normalidad de la actividad económica llegará asociado a sus correspondientes niveles de gases de efecto invernadero», dice Mike Wilkins, director de investigaciones y análisis de finanzas sustentables de la calificadora de riesgo S&P Global Ratings. Por lo tanto, para alcanzar las metas establecidas por el Acuerdo de París 2015, seguirán siendo necesarias

medidas para descarbonizar la economía

, como por ejemplo el abandono paulatino de los combustibles fósiles.

Difícil que ocurra. A los gobiernos que se están contrayendo fuertes deudas para estimular sus economías en medio de la pandemia podría costarles mucho justificar su gasto en tecnologías de energía limpia. Zoe Whitton, jefa de investigaciones ambientales, sociales y gubernamentales de Citi, cuenta que los defensores de cualquier tipo de estimulo que contemple los aspectos ambientales tal vez deban moderar sus expectativas, ya que será necesario

actuar con rapidez para salvar puestos de trabajo

. «Sería una tragedia empecinarnos en que el crecimiento sea verde y sustentable para luego darnos cuenta de que no se produjo la recuperación que esperábamos en términos humanos porque nos demoramos con las negociaciones», dice Whitton.

Pero los consumidores y las empresas podrían ser una vez más quienes impulsen el cambio. Tras acostumbrarse al teletrabajo, la gente puede decidir dejar de trasladarse y mantenerse conectado con sus colegas a través de plataformas de videoconferencia. Jackson, de la Universidad de Stanford, no cree demasiado en estos cambios. «Si nos guiamos por la experiencia pasada,

la reducción de las emisiones de gases no será ni significativa ni duradera

«.

The Wall Street Journal –

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS



Related posts

Coronavirus: El furor global por el acopio ya genera desabastecimiento

admin

La verdad sobre «la fantasma más sexy» que fue fotografiada en un museo inglés

admin

Coronavirus: así se ve París desierta desde arriba de un taxi

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad