Mundo

Destrato: por qué el rey de Tailandia aisló a su hijo en una «cárcel de oro»


Medios alemanes aseguran que el heredero del trono tailandés vive alejado de su padre y sufre su rechazo por tener autismo Crédito: Bild

El

rey de Tailandia

,

Rama X

, ocupó las páginas de la prensa internacional en los últimos tiempos por sus opulentas y escandalosas excentricidades. Se supo que pasa su confinamiento por la pandemia del coronavirus lejos de su país, en

un hotel de lujo de los alpes alemanes, en Baviera, rodeado de sus veinte concubinas.

También trascendió que

escapó de esa cuarentena para irse de fiesta

y que todo el aislamiento lo pasó separado de su esposa, a la que

no vio ni siquiera cuando cumplieron un año de casados.

Pero ahora, la prensa alemana difundió una información de la vida familiar del monarca poco conocida y que, de ser cierta, no hablaría nada bien de él. Se trata del nulo contacto que tiene con

Dipangkorn Rasmijoti Sirivibulyarajakumar

, su hijo de 15 años y heredero del trono.


El adolescente vive hace años alejado de su padre y un exempleado de palacio afirmó al diario alemán

Bild

que esto se debe a que

el rey se avergüenza de su hijo porque está dentro del espectro autista

.

El príncipe creció y reside en la ciudad alemana de

Feldafing

, a orillas del lago Starnberg, donde también se encuentra separado de su mamá,

Sirasmi Suwadee

, la tercera esposa del monarca.


El rey tuvo al pequeño con su tercera esposa, de la cual se divorció en 2014 y a la que le habría pagado 5 millones de euros para que renuncie a la custodia del menor
El rey tuvo al pequeño con su tercera esposa, de la cual se divorció en 2014 y a la que le habría pagado 5 millones de euros para que renuncie a la custodia del menor Crédito: El Confidencial

Rama X repudió a esta mujer y se divorció de ella en 2014. Le habría pagado poco más de cinco millones de euros para que ella renunciara a la custodia del pequeño, que él mismo ha dejado de ver desde entonces.

Una «cárcel de oro»

El citado medio alemán indica que el destinado a ser el próximo monarca tailandés pasa sus días en una «cárcel de oro». Recibe un programa personal de educación ordenado por su padre y está en constante tratamiento por su condición.

Si bien se encuentra en un ambiente lujoso y sofisticado, rodeado de una veintena de empleados dispuestos a responder a cada una de sus necesidades, el muchacho está desprovisto del cariño de sus padres y de la necesaria atención de su familia.

En paralelo a su vida cómoda pero sin afecto, el joven recibe una formación educativa en una escuela Waldorf de la localidad de Wolfratshausen, desde 2011. De su entorno surge que su alemán es perfecto, y que tiene acento de la región de Bavaria.

Según narra Bild, el chico es un excelente alumno, que mantiene una muy buena relación con sus compañeros y se muestra servicial. Algo que no tiene mucho que ver con las características que, por años, se le atribuyen a su padre, a quien diferentes perfiles califican de caprichoso y egocéntrico.

Además del pequeño futuro Rama XI, el rey de Tailandia tiene otros seis hijos, frutos de los tres matrimonios que precedieron a su cuarta y actual esposa,

Suthida

.


El Rey de Tailandia fue noticia en los últimos tiempos por su excéntrica manera de atravesar el período de aislamiento, lejos de su país y en un hotel de lujo rodeado de 20 concubinas
El Rey de Tailandia fue noticia en los últimos tiempos por su excéntrica manera de atravesar el período de aislamiento, lejos de su país y en un hotel de lujo rodeado de 20 concubinas Fuente: Archivo

Relación con sus otros hijos

Pero el monarca se encuentra distanciado de cuatro de ellos y solo mantiene cierto contacto con dos, ambas mujeres. Una de ellas es la princesa

Sirivannavari

, de 33 años, que está siendo criticada por promocionar su propia línea de gel desinfectante y tapabocas en plena

pandemia de coronavirus

. Ella asegura que sus productos serán distribuidos a hospitales de su país.

Sin embargo, el periodista escocés

Andrew McGregor Marshall

, casi un enemigo jurado de la realeza tailandesa a causa de sus incisivas investigaciones, asegura que las intenciones de la princesa son otras, más próxima a la autopromoción y la demagogia.

«Va acompañada de manera habitual por fotógrafos oficiales que toman imágenes en las que aparece supuestamente fabricando el desinfectante, aunque no tiene experiencia médica. El gel es producido por el departamento de farmacia del hospital Chulalongkorn, en Bangkok, pero ella se queda con el mérito», señaló el periodista.

Y otra que todavía tiene trato con su padre el rey es la hermana de Sirivannavari, la princesa

Bajrakitiyabha

, embajadora de su país en Austria entre el 2012 y el 2014. Paradójicamente, esta princesa aboga por el cumplimiento de los derechos humanos en todo el mundo, mientras que en su país hay un enorme déficit democrático.

Por ejemplo, hablar mal del rey de Tailandia puede tener una pena de hasta 15 años de prisión. Es por ello que las andanzas de Rama X, su escandalosa cuarentena y sus destratos familiares prácticamente no pueden ser cuestionados en su propia país, aunque provoquen repudio tanto a nivel local como internacional.

ADEMÁS

Related posts

Arrestan violentamente a una turista inglesa en Maldivas por usar bikini

admin

El 2020 espera a Alberto Fernández con un estallido geopolítico

admin

Coronavirus: para un especialista de la OMS, «estamos al inicio de la epidemia»

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad