Mundo

Curtidos en crisis, los mercados aprendena convivir con los conflictos militares


Fuente: Archivo – Crédito: Drew Angerer/AFP

En los últimos años se observa cómo resisten el impacto de las crisis y se recuperan más rápido

LONDRES (Reuters).- El ataque con misiles de
Irán a bases que albergaban a tropas estadounidenses en
Irak hizo que el
precio del oro se disparara por encima de los 1600 dólares la onza, impulsó al yen japonés en casi un 1% y al
petróleo en hasta 3 dólares por barril. Pero la desesperada carrera para entrar en activos de refugio tardó unas horas en esfumarse y las bolsas mundiales reanudaron la tendencia al alza.

Fue el segundo vaivén del mercado en menos de una semana, con un patrón similar a lo acontecido tras el asesinato el viernes del principal comandante iraní, Qassem Soleimani, en un ataque de Estados Unidos. Y a su vez, la reacción de la semana pasada se parecía a los bruscos giros de los mercados después de que rebeldes apoyados por Irán atacaran instalaciones petroleras saudíes en septiembre.

Bienvenidos a un nuevo mundo donde parece que hace falta poco menos que una guerra mundial en toda regla entre potencias con armas nucleares para que se aprecie un impacto duradero en los mercados financieros. Los inversores parecen creer que Teherán y Washington evitarán un choque más profundo. En los últimos años se ha observado que los conflictos militares regionales y otros estallidos breves no han tenido un impacto duradero ni en la oferta ni en los precios del petróleo, y tampoco en la actividad económica mundial.

Incluso los ataques en territorio saudí no tuvieron un efecto prolongado en los precios del crudo. Y más allá del Golfo Pérsico, los años de ensayos nucleares y lanzamientos de misiles de Corea del Norte todavía no afectaron los patrones de inversión internacional durante un período significativo.

Esto indicaría que los operadores financieros y los inversores apuestan más por patrones de comportamiento repetidos que por un razonamiento geopolítico aficionado.

«El mercado tomó una visión basada en una década de experiencia de que esto no va a intensificarse descontroladamente», dijo el analista Kit Juckes. «Lo mismo ocurre con la economía. Hemos tenido un ciclo económico con miniciclos desde 2008, pero sin recesión y guerras comerciales que no se han consolidado».

Al cierre europeo de anteayer, los precios del crudo Brent habían bajado a los niveles observados antes de la muerte de Soleimani, y el índice de acciones S&P 500 de Wall Street subió a nuevos máximos históricos. Y los inversores que no vendieron sus acciones pese a las distintas crisis cosecharon ricos rendimientos: la renta variable mundial ha sumado más de 25 billones de dólares en valor desde 2010.

Un índice de riesgo geopolítico compilado por los investigadores de la Reserva Federal de Estados Unidos Dario Caldara y Matteo Iacoviello clasifica los ataques sauditas en un nivel relativamente alto de 185 puntos, pero muy por debajo de la invasión estadounidense de Irak en 2003 que obtuvo 545 puntos.

Durante décadas, el impacto de los precios de la energía ha sido el principal mecanismo de transmisión de los conflictos -en particular en el Golfo Pérsico- a la economía y los mercados mundiales. Desde que los precios del petróleo se cuadruplicaron durante el embargo de la OPEP en 1973 y se dispararon un 30% en 1990, la amenaza de la interrupción de su abastecimiento ha sido un nubarrón para la economía mundial

No obstante, los picos de petróleo de hoy en día tienden a ser más breves. Esto se debe en parte a la naturaleza cambiante del uso de la energía y de las fuentes geográficas de suministro.

Preocupación

Los productores de petróleo de esquisto de Estados Unidos pueden dar ahora un paso adelante para compensar los máximos de precios derivados de las interrupciones de la oferta en el Golfo, al tiempo que aumentan rápidamente las fuentes de energía renovable, en un contexto de preocupación por el cambio climático.

Paul Donovan, de UBS Wealth, señala que, gracias al desarrollo tecnológico, hoy se necesita mucho menos petróleo para producir un dólar del PBI mundial y destaca que en 1973 los países productores de energía destinaron al ahorro las ganancias adicionales obtenidas en el mercado de petróleo, causando un gran impacto en la demanda económica global.

«En 2020, los vendedores de petróleo gastan ese dinero sin reparos, por lo que, en principio, un precio del petróleo más alto no significa una caída en la demanda económica», añadió.

Los conflictos militares provocaron grandes cambios en el pasado, pero en las últimas décadas, los mercados tienden a recuperarse rápidamente y los gestores de cartera a los que no les tiemble el pulso durante las turbulencias a corto plazo obtienen frutos.

Un reciente informe de Schroders concluyó que la guerra del Golfo Pérsico de 1990, los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la invasión de Irak de 2003 fueron los acontecimientos de mayor riesgo geopolítico en los últimos 30 años.

En 2003, el rendimiento de la deuda pública alemana, uno de los activos más fiables del mundo, cayó casi 70 puntos básicos entre marzo y junio.

«Cuando se observan las últimas décadas de la historia, las avalanchas en busca de deuda pública se producen cuando es probable que tenga lugar una guerra prolongada», dijo un gestor de carteras de la bolsa de Londres.

Schroders destacó que, durante los períodos de riesgo extremo, una cartera de activos «seguros» generalmente rinde mejor que la renta variable, pero concluyó que en ambos casos las acciones se recuperaron en meses, lo que sugiere que «si los inversores están dispuestos o pueden ignorar la volatilidad, entonces invertir en la cartera de riesgo representa una mejor estrategia que una cartera segura».

ADEMÁS

Related posts

Impeachment: Vladimir Putin defendió a Donald Trump y acusó a los demócratas

admin

Con un escueto comunicado, Isabel II refrena la decisión de Harry y Meghan

admin

Inquietud regional: investigan un posible caso del coronavirus chino en Brasil

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad