Mundo

Coronavirus: los siete errores que llevaron a Brasil a su crítica situación


Miembros de las fuerzas armadas brasileñas con equipos de protección en el centro de salud mental Stella Maris, en Rio de Janeiro Fuente: Reuters – Crédito: Pilar Olivares

SAN PABLO.- Con las nuevas cifras reportadas en los últimos días,


Brasil

se convirtió en

el tercer país con más casos registrados de coronavirus del mundo (265.000) y el sexto con más muertes (17.509), hasta hoy.

No obstante, expertos de la salud advierten que el número total de infecciones confirmadas

podría ser mucho más alto que las cifras oficiales, debido a la falta de pruebas realizadas a la población.

Varias regiones del país entraron en una situación crítica, con los sistemas de salud al borde del colapso por el creciente número de pacientes y la escasez de medios.

El alcalde de San Pablo, Bruno Covas, declaró que los hospitales públicos la ciudad más poblada de Brasil estaban al 90% de su capacidad.

El estado de Amazonas es otro de los más afectados con 20.300 casos confirmados hasta este domingo, según cifras oficiales.

Los servicios de salud en Manaos

, la capital del estado, no dieron abasto y los numerosos muertos están siendo enterrados en fosas comunes.

Los expertos están tan preocupados con la velocidad de la propagación y la perspectiva de un escenario tan crítico en los sistemas de salud que ven como única solución

una más estricta restricción del movimiento de personas e incluso el confinamiento obligatorio.

Por lo menos seis estados ya tomaron medidas en ese sentido, aunque en algunas de las ciudades dentro de estos territorios las restricciones no son obligatorias.

Juliana Gragnani, de BBC News Brasil, consultó con cinco expertos en salud para poder entender cuáles fueron los errores cometidos y por qué el confinamiento obligatorio podría ser la mejor opción para algunas de las regiones del país.


Tareas de desinfección en la favela Santa Marta, en Río de Janeiro
Tareas de desinfección en la favela Santa Marta, en Río de Janeiro Crédito: DPA

1) Cumplimiento irregular del aislamiento social

La primera razón citada por los expertos para una posible necesidad de restricción severa del movimiento de personas o confinamiento obligatorio es que simplemente

muchos no cumplieron con el aislamiento social propuesto hasta ahora o abandonaron la cuarentena a mitad de camino.

«Si pensamos en el país en su conjunto, el aislamiento fue muy irregular. En algunos lugares, prácticamente no existía», dice Raquel Stucchi, infectóloga de la Universidad Estatal de Campinas (Unicamp) y consultora de la Sociedad Brasileña de Enfermedades Infecciosas.

Por otra parte, la epidemióloga Raquel Martins Lana opina que «el aislamiento comenzó a relajarse en el momento crucial».

El gobernador del estado de San Pablo, João Doria, anunció la relajación de la cuarentena

tres semanas antes de la fecha prevista.

Como el virus tardó un tiempo en llegar a Brasil, las regiones del país incluso comenzaron a prepararse con anticipación. «Lo estábamos haciendo relativamente bien, con tiempo para construir hospitales de campaña, aumentando el número de camas y obteniendo una cierta ventaja en la disminución de la transmisión», considera.

«La epidemia empezó más lenta en Brasil y hubo un ligero retraso en el colapso del sistema en algunos lugares. Pero cuando fuimos a atender eso, el aislamiento fue abandonado en muchos lugares y hubo un rápido aumento de casos graves».

La doctora Lana es miembro de MAVE, un grupo de trabajo de investigadores de computación científica de la Fundación Oswaldo Cruz y matemática aplicada de la Funcación Getúlio Vargas que estuvo analizando la situación de la propagación del virus en Brasil.

«Si hubiéramos continuado con el aislamiento como al principio, probablemente ahora no necesitaríamos una medida radical como el aislamiento obligatorio. Teníamos una alta adherencia. No era uniforme, no era lo mismo en todos los estados, pero estaba funcionando», dice.

2) El anuncio de una futura relajación de la cuarentena

Para el epidemiólogo de la Universidad de San Pablo (USP), Paulo Lotufo, los funcionarios que anunciaron el levantamiento gradual de la cuarentena en el futuro cometieron un grave error. El Estado de San Pablo, por ejemplo, gobernado por João Doria, decidió adoptar el aislamiento social con cierta anticipación y al mismo tiempo aumentar la capacidad del sistema de salud.

Pero el 20 de abril, Doria anunció que

la cuarentena se podría relajar antes si se cumplían ciertos criterios

. Cuando el gobernador hizo el anuncio, faltaban tres semanas para cumplir la fecha que había previsto para el inicio del relajamiento.

Para Lotufo, fue un error pensar en esta posibilidad. «El mensaje que le transmitió a la población fue que

‘vayan, está bien, quedan libres’

«, apunta. «De lo que nos estamos dando cuenta es que cuando uno impone una fecha firme, la gente ya la ha asumido».

No fue solo en el gobierno del estado. Algunas ciudades de San Pablo también querían relajar la cuarentena incluso antes de la fecha estipulada por Doria, y eso le comunicaron a la población.

Stucchi, de Unicamp, dice que anuncios como este

dan la impresión de que «todo está bien»

.

«Esta noticia termina confundiendo mucho. La lectura de la gente es: ‘Si ya están diciendo que se va a relajar en el futuro, es porque ahora todo está bien, puedo abrir mi tienda aquí, reunirme con mis amigos'».


Trabajadores cavan tumbas en el cementerio Vila Formosa, en San Pablo
Trabajadores cavan tumbas en el cementerio Vila Formosa, en San Pablo Crédito: DPA

3) Falta de restricción a la circulación vehicular durante días feriados

Otro error, según Lotufo, fue que

no hubo restricciones durante la temporada de Semana Santa en San Pablo.

Durante el período de vacaciones, del 5 al 11 de abril, muchas personas viajaron al interior del estado y a la costa. «Debió haber un bloqueo, donde nadie pudiera entrar o salir de la ciudad. Hubo una gran cantidad de ir y venir entre los municipios», indica.

No hubo restricciones a la circulación vehicular durante los días feriados y muchos viajaron.

Stucchi menciona que hubo tres días feriados consecutivos en el último mes: Pascua, Tiradentes (conmemoración del héroe nacional el 21 de abril) y 1 de mayo.

«Debió haber más bloqueos y restricciones en las carreteras para restringir el movimiento de las personas»

, consideró.

4) La confusa actitud del presidente

Desde el comienzo de la pandemia en Brasil, el presidente


Jair Bolsonaro

ignoró abiertamente las reglas de distanciamiento social,

alentando, participando e incluso causando aglomeraciones en la capital federal.

El 15 de marzo, cuando el Ministerio de Salud recomendó evitar las multitudes y la


Organización Mundial de la Salud

(OMS) ya había recomendado el asilamiento social, Bolsonaro celebró en su cuenta de Twitter los actos que ocurrían en todo el país, después de negar que él los hubiera convocado.

Llamó al Covid-19 «gripezinha» (una gripecita)

, minimizando la enfermedad en la televisión nacional el 24 de marzo.

El 29 de marzo, el día después de que el ahora exministro de Salud Luiz Mandetta abogara por el aislamiento social y recomendara que la gente no saliera a la calle,

Bolsonaro dio un paseo por varias partes de Brasilia.

Entró en una farmacia y una panadería, causando una aglomeración y

tomándose fotos con sus seguidores, entre ellos, personas mayores de 60 años

, parte del grupo de riesgo de coronavirus.

Después de eso, en otras dos ocasiones, los días 9 y 10 de abril, volvió a caminar en Brasilia, causando otra concentración de multitudes y abrazándose y estrechándose la mano con sus partidarios.

La postura del presidente no contribuyó a fomentar el aislamiento social de la población brasileña.

El presidente también participó en una manifestación. El 19 de abril, respaldó y estuvo presente en una protesta con pancartas que llamaban al cierre del Congreso y la Corte Suprema. El presidente incluso habló en la manifestación.

Una de sus últimas apariciones en las que violó claramente las recomendaciones de la OMS y su propio Ministerio de Salud fue el domingo 3 de mayo, cuando fue a la rampa del Palacio de Planalto para hablar con sus partidarios. Sin barbijo y sin respetar el distanciamiento social,

puso chicos en su regazo para tomar fotos

.

Además, desde el comienzo de la pandemia, el presidente estuvo haciendo una serie de declaraciones en las que minimizó la enfermedad causada por el coronavirus y rechazó las medidas para contener su propagación en todo Brasil.

«¿Y qué? Lo siento. ¿Qué quiere que haga?»,

declaró cuando el país pasó el umbral de los 5000 muertos, hace unas semanas.

«Es un gran perjuicio e influye mucho en la población», opina Stucchi.

«Por un lado, vemos noticias en la televisión sobre la pandemia. Por otro lado, vemos al presidente dando besos, abrazos, caminando sin barbijo y atrayendo multitudes», dice, comparando la actitud del presidente brasileño con la de la primera ministra de


Nueva Zelanda

, Jacinda Arden, y sus pronunciamientos sobre el coronavirus y la importancia de la distancia social.

Para Stucchi, «la postura del presidente obstaculizó el trabajo de todos los que intentan mostrar, en el área de la salud y la prensa, cuál es el camino que funcionó en otros lugares y qué es importante para controlar la transmisión».

«Ciertamente no es un camino a seguir con esta falta de ejemplo, esta lucha contracorriente que hizo el presidente», valora.


Trabajadores cavan tumbas en el cementerio Vila Formosa, en San Pablo
Trabajadores cavan tumbas en el cementerio Vila Formosa, en San Pablo Crédito: DPA

5) El desacuerdo entre Bolsonaro, gobernadores y alcaldes

La postura inadecuada de Bolsonaro frente a las recomendaciones de la OMS para abordar el coronavirus se suma a

la discordancia de los discursos entre el presidente, los gobernadores y los alcaldes.

Si bien Bolsonaro minimizó la pandemia en Brasil y abogó por la continuidad del comercio para evitar daños económicos,

los gobernadores fueron los primeros en adoptar medidas de aislamiento social

en los estados brasileños para tratar de aplastar la curva de infección en el país.

La disputa se prolongó desde el comienzo de la crisis. Bolsonaro incluso llegó a aseverar que

la factura de muertos debería «enviarse a los gobernadores».

Para Ana Maria Malik, profesora de la Fundación Getúlio Vargas y coordinadora del Centro de Gestión de la Salud de la institución, este es un problema porque

muestra que «no hay una gobernanza nacional clara, en la que las personas puedan creer»

y saber «cuál es la guía para el país y para cada región».

«Los discursos no están en sintonía, lo que causa inseguridad en la población», señala. «La población termina pensando que puede tomar sus decisiones de aislarse o no, ya que los directores no están de acuerdo entre sí».

Para Stucchi, la falta de unidad en las directivas también afecta a los municipios y estados, «lo que termina causando mucha confusión a la población». A pesar de las medidas del gobierno de San Pablo, las ciudades de Campinas y Ribeirao Preto, por ejemplo, ya anunciaron planes para reabrir el comercio.

6) Los cambios sucesivos en el Ministerio de Salud

En medio de la pandemia, el 16 de abril, Bolsonaro despidió a su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta. Brasil aún no había alcanzado el pico de la epidemia y estaba creciendo en contaminación.

Antes de la renuncia de Mandetta, hubo semanas de enfrentamientos entre Bolsonaro y su ministro, principalmente porque

el presidente no estaba de acuerdo con sus declaraciones a favor de las medidas de aislamiento social.

La relación entre Mandetta y el presidente Bolsonaro estuvo tensa durante un mes antes de la renuncia del ministro de Salud.

«El cambio de administración en el ministerio en medio de la crisis ocurrió cuando recibíamos más apoyo de la población. Perdimos mucho tiempo con esto», dice la doctora Lana, de Fundación Oswaldo Cruz. «Esto paralizó a toda la población, que no sabía qué hacer. Desmovilizó la gestión de la salud y, en consecuencia, a la población».

Ahí no terminaron los problemas. El oncólogo Nelson Teich, que Bolsonaro desginó para sustituir a Mandetta en el Ministerio de Salud,

renunció la semana pasada después de menos de un mes en el cargo.

Aunque en una rueda de prensa no dio razones de su renuncia, Teich

había criticado un decreto del presidente en el cual autorizaba la reapertura de gimnasios y salones de belleza.

«Perder a un ministro de Salud fue incómodo, pero perder dos en menos de un me

s no solo es vergonzoso para Bolsonaro, sino profundamente preocupante para Brasil

«, señaló la corresponsal de la BBC en el país, Katty Watson, entonces.

«Parece que el trabajo de ministro de Salud para Bolsonaro es una tarea ingrata en este momento, pero es una vacante complicada en el peor momento posible en el país», subrayó Watson.


Trabajadores cavan tumbas en el cementerio Vila Formosa, en San Pablo
Trabajadores cavan tumbas en el cementerio Vila Formosa, en San Pablo Crédito: DPA

7) Noticias falsas y promesas de curas milagrosas

Las promesas de

tratamientos que «curarían» el Covid-19,

la enfermedad causada por el coronavirus, también pueden haber dado la impresión de que la cuarentena obligatoria no era necesaria, según los especialistas consultados.

La hidroxicloroquina, por ejemplo, fue anunciada por Bolsonaro como la solución de Brasil a la enfermedad.

El presidente recomendó el uso de la droga, que aún no se ha demostrado científicamente que sea efectiva contra el Covid-19, en sus redes sociales e incluso en un comunicado en la radio y televisión nacional.

«Brasil y


Estados Unidos

hicieron un uso inapropiado de las promesas de tratamientos curativos y milagrosos.

Esto significa que posiblemente muchas personas comenzarán a automedicarse y tardarán más en ir al hospital

«, señala Stucchi. «El uso político de la cloroquina fue perjudicial y puede haber tenido un impacto negativo en el aislamiento. La gente piensa que tiene una cura, un medicamento barato que cualquiera puede comprar, y que todo estará bien».

También destaca el papel que

posiblemente las noticias falsas pueden haber jugado en la cuarentena.

De hecho, hubo una circulación relevante de noticias falsas que minimiza la gravedad del Covid-19 en Brasil. La Universidad Federal de Minas Gerais y la Universidad de San Pablo realizaron una investigación conjunta que analizó 2108 audios que circularon entre el 24 y el 28 de marzo, en 522 grupos de WhatsApp, con la participación de más de 18 mil usuarios activos.

El estudio concluyó que

entre los 20 audios con mayor circulación, cinco negaban la gravedad de la enfermedad causada por el coronavirus

. Cuatro de estos cinco audios se encontraban entre los diez más compartidos por los usuarios y contenían testimonios de profesionales de la salud que supuestamente habían visto unidades de cuidados intensivos vacías o funerarias sin muertos, entre otros.

¿Cuál es la solución?

La epidemia evolucionó de diferentes maneras en distintas regiones de Brasil. Por lo tanto,

las órdenes de cuarentena obligatoria deben considerarse localmente, no a nivel nacional,

dicen los expertos.

«Cada lugar tiene una historia, un número mayor o menor de casos. Las epidemias son locales», explica Aluisio Barros, profesor del programa de posgrado en epidemiología de la Universidad Federal de Pelotas, en Rio Grande do Sul.

En algunas regiones de Brasil, el bloqueo se está considerando o ya se ha aplicado. Por lo menos seis estados ordenaron medidas de confinamiento. Incluidas varias ciudades del estado de Río de Janeiro, como Niteroi y Sao Gonçalo. La ciudad de Río está en «semiconfinamiento» donde las restricciones se imponen sólo a unos vecindarios.

El alcalde de San Pablo, Bruno Covas, dice estar en conversaciones con el gobernador del estado

para implementar una cuarentena estricta para evitar que se saturen los hospitales.

Los hospitales públicos de San Pablo podrían saturarse en unas dos semanas, advirtió el alcalde de la ciudad.

Sin embargo, la infectóloga Raquel Stucchi considera que un cierre eventual en las regiones del país debe hacerse al

«estilo brasileño»

y no necesariamente copiar el aislamiento obligatorio hecho en otros países. La especialista considera que

no tendría sentido imponer multas a los brasileños,

por ejemplo, ya que sería «una cuenta más que el brasileño quedaría debiendo» por la situación económica de la mayoría de la población.

Defiende, en su caso,

restringir el movimiento de las personas de manera visible, bloqueando la movilidad urbana

. «De lo contrario, se pierde el control y la pérdida de vidas será aún mayor».

Por su parte, la doctora Lana considera que en regiones más críticas,

la cuarentena debe recomendarse ahora mismo

, porque lleva tiempo movilizar a todos nuevamente a seguir las reglas del aislamiento social voluntario. «Para cuando se haga todo el trabajo de movilización, ya se habrá perdido mucho tiempo. No tenemos más tiempo en algunos estados donde la crisis es muy grave».

«Cualquier descuido puede conducir a la falta de control», advierte Barros. «Hay personas que piensan que

la epidemia es como un grifo, que estamos controlando

. Creo que la epidemia es más como un incendio en el monte, cuando llega a un cierto punto, ya nadie puede manejarlo».

BBC Mundo

ADEMÁS

Related posts

Nueva Zelanda aplasta la curva y reabre negocios, cafés y parques

admin

Un alcalde italiano se contagió el coronavirus: «A alguien tenía que ocurrirle»

admin

Alerta por el coronavirus: cómo se prepara la Argentina para un posible caso

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad