Mundo

Coronavirus. «Dios pone piedras en el camino, pero también personas que te ayudan»: repatrian a la argentina que quedó viuda y varada en Italia


Isabel Ribotta, de 78 años, había comenzado unas vacaciones soñadas en crucero con su marido, que se descompensó a bordo y luego murió en Italia Fuente: LA NACION – Crédito: Elisabetta Piqué

ROMA.- «Sólo decirle gracias a Dios… Cuánta cosa linda me llevo de este lugar, a pesar de todo». Así habla

Isabel Ribotta,

una argentina

varada desde hace más de un mes en Italia,

que después de un calvario -que incluyó la muerte de su marido-, logró finalmente abordar esta mañana

un vuelo de Alitalia que la repatrió junto a otros 139 compatriotas.

El vuelo, que despegó del aeropuerto internacional de Fiumicino pocos minutos después de las 8 locales, llegará al aeropuerto de Ezeiza a las 17 (hora argentina).

Isabel, de 78 años bien llevados, de Río Cuarto, Córdoba, no tiene lágrimas. Sus ojos celestes, que sobresalen del barbijo hablan de un corazón roto, pero fuerte. Tal como contó

contó LA NACION,

la mujer había comenzado unas vacaciones soñadas junto a su marido, Arturo Padula, en el

crucero costa Pacífica,

que zarpó del puerto de Buenos Aires el 3 de marzo pasado. El estallido de la

pandemia por el nuevo coronavirus

alteró dramáticamente el curso de las cosas. Nunca llegó a desembarcar en Marsella, desde donde tenían pensado hacer un recorrido por la Provenza.

Arturo, contador que ya tenía algunos problemas de salud, cayó enfermo con bronquitis. Aunque nunca tuvo coronavirus, sus condiciones se agravaron a tal punto que no pudieron regresar en tres vuelos charter que Costa organizó desde Génova para unos

900

pasajeros. Desmbarcaron el 23 de marzo en la ciudad portuaria de Civitavecchia, 70 kilómetros al noroeste de esta capital, donde Arturo quedó enseguida internado en un hospital.

Isabel, docente jubilada, nunca pudo despedirse de su compañero de toda la vida, que murió, solo, el 26 de marzo en el hospital Gemelli

de esta capital, donde había sido trasladado al agravarse sus condiciones.


Isabel Ribotta junto al embajador argentino, Tomás Ferrari
Isabel Ribotta junto al embajador argentino, Tomás Ferrari Fuente: LA NACION – Crédito: Elisabetta Piqué

Mientras hacía cola para hacer el check-in, Isabel recibió esta mañana de manos de Carolina Gunski, funcionaria de la embajada argentina en Italia que la ayudó como nadie en uno de los peores momentos de su vida,

un sobre de plástico con las pertenencias dejadas por Arturo en el hospital Gemelli:

la alianza y una tablet. Isabel guardó el sobre en su bolso sin abrirlo.

Sus ángeles

En el mes y medio que vivió en un apart hotel de Civitavecchia, Isabel supo construirse su lugar en el mundo. «Al principio ni sabía dónde estaba pero la gente del apart hotel, que resultó fantástica, me cuidó muchísimo y me contuvo», contó. Con la salida a la luz de su caso, fue recibiendo una catarata de solidaridad impensable, que le dio fuerza.

«Me tengo que pellizcar, todavía no puedo creer que me hayan pasado tantas cosas, tan lindas, llamados de personas que se conmovieron con mi historia, de exalumnos del secundario, de desconocidos que me querían mandar dinero, ropa, comida»,

relató.

A Isabel le costó despedirse de su «hada madrina», Fernanda Amigorena, cordobesa que vive en Civitavecchia desde hace 32 años, que al enterarse de su historia a través de su familia, la buscó y nunca más la abandonó. «Como mis valijas se fueron en los vuelos chárters, ella me prestó ropa, perfumes, cremas y hasta este bolso que llevo de mano», señaló.

«Fernanda se escapaba de la cuarentena para venir a cenar conmigo en mi apart hotel, por supuesto a la distancia…

Una vez la paró la policía y casi le hacen una multa», contó, riendo.

También quedará para siempre en su corazón su «ángel de luz», Rino, el camillero del hospital de Civitavecchia que, en la terrible noche del 23 de marzo, la última que vio a Arturo, le dio una frazada cuando la vio sola, muerta de frío y desamparada afuera del sanatorio. «Rino, que no habla español, desde entonces siempre estuvo presente y ayer vino a saludarme junto a su señora…

Fue tal la emoción que, aunque con barbijo, terminamos abrazadas

«, contó.

Dios pone piedras en el camino, pero también personas que te ayudan a superarlas

Otro «ángel de luz» fue el padre de Elena, una chica italiana que también la adoptó en este período, que la ayudó en el último percance de su odisea. «Cuando el lunes me trajeron finalmente la urna con las cenizas de mi marido, que fue cremado, me puse a mirar el certificado de defunción, que tenía el sello del hospital, pero ninguna firma. ¡El certificado estaba mal hecho! Entonces el padre de Elena, que trabaja en el hospital Gemelli, tomó cartas en el asunto y al final se tuvo que ir hasta Roma para que lo arreglaran…

Dios pone piedras en el camino, pero también personas que te ayudan a superarlas

«, destacó.

El vuelo

Isabel luce cansada. Un auto la pasó a buscar a medianoche para llevarla desde Civitavecchia al aeropuerto de Fiumicino. Allí, a partir de las dos de la mañana todos los pasajeros tuvieron que llenar diversos formularios y hacer fila para realizar chequeos médicos, después de los cuales funcionarios del consulado y de la embajada les regalaron un alfajor. Isabel espera dormir en las 14 horas de vuelo hasta Buenos Aires, en un avión que viaja con la mitad de su capacidad debido a las nuevas medidas de seguridad sanitaria por el coronavirus y que, al regreso, repatriará a italianos varados en la Argentina.


Argentinos varados en Italia, en la cola para chequeo médico en el aeropuerto de Fiumicino, en una postal inédita
Argentinos varados en Italia, en la cola para chequeo médico en el aeropuerto de Fiumicino, en una postal inédita Fuente: LA NACION – Crédito: Elisabetta Piqué

«¡Mantegan la distancia de al menos un metro por favor!»,

grita el personal del aeropuerto de Fiumicino -que parece de ciencia ficción, vacío-, a este primer grupo de argentinos varados a punto de ser repatriado, que fue atendido personalmente y despedido por diversos funcionarios diplomáticos, entre los cuales estaban la cónsul general

Lucía Dougherty

y el embajador,

Tomás Ferrari.

Entre los varados había pasajeros del Costa Pacifica y del Costa Luminosa que vivieron momentos terribles y varios otros que quedaron bloqueados, como

Desiree De Ridder,

escultora que quedó aislada en un castillo de la Toscana. Se calcula que aún quedan en Italia unos 600 argentinos más que esperan ser repatriados.

»

Le escribí una carta a todos los que en este período me ayudaron y comenzaron a formar parte de mis afectos, para decirles gracias.

Aunque la verdad es que lamentablemente no pude con todos porque fueron tantos», dijo Isabel antes de despedirse para ir a hacer controles y migraciones. También confesó que, aunque no pudo conocerla porque nunca pudo salir de su apart hotel, quedó enamorada de Civitavecchia, «una ciudad que me dio tanto en un momento tan duro».

ADEMÁS

Related posts

Evo Morales anunció que su exministro Luis Arce será el candidato a presidente del MAS

admin

Coronavirus: un especialista pone en duda las cifras de letalidad en Italia

admin

Ley seca y división por sexo: las medidas que tomó Panamá contra el coronavirus

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad