Mundo

Coronavirus: cómo fue el regreso a clases en Dinamarca tras la cuarentena, según un argentino


Las escuelas en Dinamarca son los primeros establecimientos en abrir tras un mes de aislamiento

De a poco. De forma escalonada. Controlada. Detallada. Paso a paso. Sin excepciones. Muy danesa. Desde ayer

Dinamarca

intenta retomar la rutina perdida un mes atrás, el 12 de marzo, cuando decretó el

aislamiento

frente al

avance

de la

pandemia de coronavirus

, con la

reapertura de las escuelas.

Sí.

El gobierno decidió que los chicos de hasta 11 años sean los primeros en salir a las calles que estaban casi vacías.

Si bien

el confinamiento nunca fue total

porque la población podía pasear con cautela, los niños podían jugar en el parque con cuidado, la consigna de cuidarse, de cerrar los locales que no son esenciales y del teletrabajo fue asumida desde el primer momento. Confiaron en la efectividad de

evitar grandes grupos

de personas para controlar el brote. Por eso ahora, a un mes de la medida, el país de 5,7 millones de habitantes,

con 7063 infectados y 309 fallecidos,

empieza a reactivarse. Para ver qué tal.

Martín Landi está allí. En

Copenhague

, la capital. Argentino, de 51 años, llegó en agosto del año pasado junto a su esposa y sus dos hijas. No es la primera vez que se instala en el país. Acostumbrado a viajar por su trabajo -es asesor internacional-, hace un tiempo vivió cuatro años en Dinamarca. También en Estados Unidos y en Tailandia, entre varios más. De la Argentina se fue en 1996.

Sobre los motivos que llevaron al gobierno danés a comenzar a

flexibilizar el aislamiento

por los más chicos, Landi dice que cree que fueron dos: que se trata de la

población menos afectada

por el virus y que de esta forma los padres tienen más tiempo para trabajar desde sus casas (la mayoría de la población puede hacerlo) y

aumentar la productividad.

Prolijidad y grupos chicos

Landi tiene dos hijas: Mila y Maya,

de 6 y 8 años. Hoy volvieron a clases tras un mes en casa y luego de que la

escuela pública

a la que asisten cumpliera con todas las

condiciones

para volver a recibir chicos. No fue nada espontáneo. Días atrás las autoridades escolares les comunicaron en detalle cómo debía ser el

operativo

de regreso. Lo hicieron con dos documentos.


Las clases se dan a grupos reducidos, que fueron armados según la afinidad de los chicos
Las clases se dan a grupos reducidos, que fueron armados según la afinidad de los chicos Fuente: Reuters

«Para entrar a la escuela, cada grado tiene asignado

un lugar de encuentro y un horario.

Todo para

mantener las distancias.

Solo en las clases de 6 años o menos los chicos pueden ir hasta el punto de encuentro con los padres. Si no, solos.

Ningún padre puede entrar a las aulas

y la despedida es desde la calle», explica el argentino en diálogo con

LA NACION.

Después aclara que la

teoría

se concretó en la práctica. «Esta mañana el operativo se dio bien. Los padres estaban tranquilos, tomando distancia, se respetaban los diferentes grupos.

Todo se hizo como se debía

«.

Para entrar a la escuela, cada grado tiene asignado un lugar de encuentro y un horario. Todo para mantener las distancias

También asegura que la pronta reacción del

gobierno socialdemócrata de la primera ministra Helle Thorning-Schmidt

-o, en realidad, el sistema político danés, en general- tuvo mucho que ver en el acatamiento. «El Estado tiene mucho peso al crear procedimientos a nivel país, es un

Estado de bienestar muy fuerte,

todo eso hace que cualquier decisión sea fácil de implementar».

Las indicaciones no terminan ahí. Los niños quedan en manos del personal de la escuela, que los llevan hasta las aulas. Y los mayores tienen orden de dejar el lugar rápido para evitar la

concentración de gente.

Los alumnos son separados en

grupos pequeños,

cuya cantidad varía. Las dos hijas de Martín estudian en

grupos de 6 y 13 chicos.

Y los docentes no se comparten. «Cada grupo fue decidido por un maestro en base a la

afinidad entre los chicos

«, cuenta y confirma que Dinamarca está en los detalles.

Todo lo que puede hacerse al

aire libre

lo hacen. Incluso estudiar. La idea también es evitar los espacios reducidos. Por eso los recreos también son monitoreados. «Durante la tarde, que es el momento recreativo, jugaron dentro y fuera. Cuando las fui a buscar estaban haciendo piruetas».


El mapa que indica los puntos en los que se debía dejar a los niños
El mapa que indica los puntos en los que se debía dejar a los niños Crédito: Captura

Respecto de la asistencia de los alumnos, Martín cuenta que al llevar a sus hijas habló con las maestras, quienes le comentaron que en los cursos de sus hijas solo faltaron cuatro chicos. »

La ausencia fue muy baja.

Los maestros fueron muy amorosos porque antes de arrancar mandaron cartas para contar que los esperaban ansiosos. De hecho,

fue divertida la intervención con los codos y los pies.

Me sorprende que se haya podido instalar un procedimiento tan rápido, habla de que

están bien entrenados

«.

Los maestros fueron muy amorosos porque antes de arrancar mandaron cartas para contar que los esperaban ansiosos

También relata que esta fue una mañana distinta. Que sus hijas se despertaron incluso tres horas antes de lo normal y que cuando fueron a verlas

ya estaban hasta vestidas para salir.

Que estaban nerviosas pero de buen humor. Y que al regresar de clases estaban contentas aunque algo

quejumbrosas por la cantidad de veces que tuvieron que lavarse las manos.

«La salida fue igual de prolija. Había que avisar el horario en que pasabas a buscarlas y un maestro las llevaba a ese lugar exacto,

como una especie delivery»,

dice.

Temor

Pero

el orden no quita el miedo.

En la escuela de las hijas de Martín una docente fue confirmada como

caso positivo de Covid-19

y cuando desde el gobierno anunciaron que iban a retomar el ciclo lectivo a nivel nacional no todos los padres se pusieron contentos. Varios criticaron la decisión y hasta lanzaron una petición titulada

«Mi hijo no es un conejillo de indias»,

firmada por unas 18 mil personas que temen que sus hijos se enfermen.

«Somos muy cuidadosos y queremos que las nenas puedan retomar la vida de la manera lo más normal posible.

Estamos muy atentos a ciertos procedimientos de la escuela. Si alguien se siente mal, se lo separa»,

explica Martín y después describe que se activa una especie de mamushka: se avisa a los padres, se avisa a todos los padres, se avisa a las autoridades sanitarias. «Que esos controles estén y que una maestra trabaje con un grupo reducido nos tranquiliza. Si no, me hubiera preocupado. Pero

el nivel de sensibilidad me da cierta confianza».

Sobre cuánto durará este operativo especial en las escuelas, Martín dice que todavía no hay fechas. «No hay plazos, pero al menos tampoco un ambiente paranoico.

Hoy por suerte las chicas volvieron contentas

«.


Las escuelas en Dinamarca son los primeros establecimientos en abrir tras un mes de aislamiento
Las escuelas en Dinamarca son los primeros establecimientos en abrir tras un mes de aislamiento

ADEMÁS

Related posts

La pandemia, en el espejo de las crisis financieras que alteraron al mundo

admin

Prohíben a aviones civiles de EE.UU. sobrevolar Irak, Irán y el Golfo Pérsico

admin

Coronavirus: el mundo superó la barrera de las 100.000 muertes

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad