Economía

La reestructuración de la deuda y el riesgo de default bonaerense inquietan a los inversores


La semana que pasó resultó complicada para los activos de riesgo argentino. No es para menos. El riesgo país testea nuevamente los 2000 puntos y las expectativas de una negociación «amigable» se deterioran, de la mano del paso del tiempo. El temor por un posible default de la provincia de Buenos Aires, gobernada por Axel Kicillof, se mezcla con el accionar de algunas empresas y del propio Tesoro, que salen al mercado local a financiarse en pesos.

La negociación de la deuda en dólares

Entramos en tiempo de descuento. Así lo marca la agenda de vencimientos y la fecha límite autoimpuesta por el propio presidente: el 31 de marzo. Hoy por hoy se interpreta cada movimiento que hace el Gobierno, mientras que el posible default de la provincia de Buenos Aires no ayuda (como tampoco lo hizo la presentación de Martín Guzmán, que fue antecedida por las palabras no felices de su mentor Joseph Stiglitz). En lor próximos días la atención se centrará en el viaje de Guzmán a Estados Unidos y en su posible agenda con representantes de fondos. Poco después irá al Vaticano, donde podría cruzarse con la directora del FMI. En paralelo, el Congreso tratará el proyecto de ley que daría el puntapié inicial a las negociaciones de deuda bajo ley extranjera. Es más una formalidad que otra cosa: se tratarán de mejorar dos de tres condiciones (plazos, tasas de interés y capital). El proyecto de ley reafirma que los nuevos bonos se emitirán bajo legislación extranjera, pero no aclara si habrá un tratamiento diferente entre ley local y extranjera. En principio, las probabilidades se mantienen abiertas. El combo de datos y expectativas volvió a empujar a las paridades al piso de 45% promedio. Romper ese piso sería mala señal.

Días claves para Axel Kicillof

Los tiempos se acelerarán desde mañana, cuando los inversores deberían recibir el pago de interés y capital del bono 2021. Pero la provincia de Buenos Aires no abonará. La decisión del gobernador Axel Kicillof es no pagar el capital hasta ver si consigue juntar el 75% de la emisión, que le permitirá cambiar las condiciones (y lograr una postergación del vencimiento). La primera fecha prevista para aceptar la nueva fecha se cumplió la semana pasada, pero al no conseguir el número necesario -y luego de una conferencia en la cual Guzmán volvió a argumentar por qué no auxiliará a la provincia-, se decidió postergar el plazo hasta el viernes. Mientras Kicillof se refugia en que su estrategia guarda consonancia con la nacional y con los principios del Gobierno, puede -si se mantiene en su posición y no logra el 75% de aceptación a la nueva fecha- caer en default el 5 de febrero y entrar en un juego peligroso, con una posible aceleración de toda la deuda provincial.

En esta coyuntura, hay rumores sobre desencuentros entre el ministro y el gobernador. La razón de base -basta con ver los precios- es el ruido que mete la situación de la provincia en la negociación por la deuda soberana.

Emisión de letras y obligaciones negociables

Se esperaba que el mercado local se volviera a abrir para diferentes colocaciones una vez que el gobierno nacional apuntara a rearmar una curva de deuda en pesos (Badlar). Y eso hizo, con relativo éxito en las últimas semanas. De hecho, esta estrategia permitió alejar la posibilidad de una reestructuración de esta deuda, que vuelve así a despertar cierto atractivo en los inversores que buscan instrumentos para colocar su liquidez. La semana pasada hubo licitaciones del gobierno porteño y de Santander Río, y esta semana, de YPF. Todas tuvieron relativo éxito, según la tasa y la demanda que hubo.

Esta semana saldrán a tantear el mercado Cresud (con tres obligaciones negociables diferentes: pesos Badlar, Dólar Link, y Dólar) y Telecom (con dos obligaciones negociables Badlar). Ahora, para asegurarse las ofertas nadie parece ir mucho más allá de los 12 meses (o, como mucho, 18 meses). En la coyuntura actual, las colocaciones en pesos Badlar corporativas se ven como una oportunidad atractiva para diversificar una posición en pesos por fuera del riesgo soberano/provincial. En cambio, las
dollar linked no despiertan mucho atractivo, dada la coyuntura macroeconómica.

Estados Unidos: las elecciones en la mira de los mercados

El mercado estadounidense se mantiene en zona de máximos, en niveles que ofrecen resistencia, incluso con buenos balances. Ahora la atención está en la epidemia que azota a China y el impacto probable sobre el crecimiento económico, justo cuando la amenaza de una recesión se estaba apagando. De hecho, con un acuerdo comercial «lavado» pero firmado, y con las principales medidas de política monetaria ya sobre la mesa, no se esperan muchas nuevas noticias en el corto plazo.

En consecuencia, la atención (y el factor de posible tensión) pasará por lo político: el juicio a Donald Trump y el camino a las elecciones presidenciales de este año. Son varios los demócratas que competirán, pero las encuestas parecen coincidir en que Joe Biden (vicepresidente de Obama) y Berni Sanders (senador) serían los principales competidores, con el primero mejor posicionado que el segundo. Trump tendría el camino limpio para buscar la reelección, aunque las encuestas dan que actualmente perdería contra cualquier demócrata. Igualmente, el camino es largo y hay que recordar que las encuestas le daban ganadora a Hillary Clinton hace cuatro años.

ADEMÁS

Related posts

Fue corta la luna de miel de los empresarios con Alberto Fernández

admin

Deuda. La propuesta para evitar el default que llega desde un grupo de Whatsapp

admin

Inédito. Son argentinos y podrían ganar juicios por US$90 millones contra bancos suizos

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad