Economía

Febrero. La economía seguía cayendo incluso antes de la cuarentena



Con esta caída, la Argentina posee el mismo nivel de producto bruto que hace 10 años

Antes de que los efectos de la cuarentena obligatoria comenzaran a impactar en la producción,

la actividad económica se contrajo 2,2% interanual en febrero,

según el estimador mensual (EMAE) que publicó hoy el Indec. En términos desestacionalizados, la economía se redujo 1,1% con respecto a enero.

De esta forma,

tras 9 años y medio

,

la Argentina posee prácticamente el mismo nivel de actividad económica,

según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). «El nivel de producto observado en febrero fue superado por primera vez en noviembre 2010. Mientras el crecimiento económico ha sido nulo, la población argentina pasó de 41 a 45 millones, por lo que, a cada argentino, en promedio, le corresponde una porción menor del PBI», dijeron Nadin Argañaraz y Bruno Panighel, economistas del Iaraf.

Los sectores que cayeron en la comparación interanual fueron: construcción (-20,4%), intermediación financiera (-7,7%), impuestos netos de subsidios (-4,6%), comercio mayorista, minorista y reparaciones (-1,6%), industria manufacturera (-1,3%), transporte y comunicaciones (-0,9%), actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (-0,8%), servicios sociales y de salud (-0,8%) y otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (-0,6%).

En tanto, tuvieron una variación positiva: explotación de minas y canteras (3,5%), hoteles y restaurantes (1,6%), pesca (2,2%), electricidad, gas y agua (1%), enseñanza (0,6%) y agricultura, ganadería, caza y silvicultura (0,2%).

«Esto muestra que antes del impacto del coronavirus, el no plan económico del Gobierno no estaba dando resultados.

La economía había logrado estabilizarse después de la elección presidencial y había encontrado un piso en octubre y noviembre pasado, pero en febrero volvió a caer fuerte, sin que haya sequía. Esta idea de que no hay presupuesto hasta no resolver la deuda y que no hay régimen monetario y cambiario, a la larga termina jugando en contra, porque no hay ningún ancla más que el tipo de cambio que corre detrás de la inflación y de las tarifas congeladas, que no son sostenibles en el tiempo. Claramente, febrero dice que el plan ya venía mal de antes, y ahora le pegó el coronavirus, por lo que los datos de actividad serán peores», explicó

Gabriel Caamaño,

economista de la consultora Ledesma.

En la consultora LCG coincidieron: «El dato evidencia que

la salida de la crisis todavía no era palpable,

aún antes del impacto que la pandemia del coronavirus tendrá sobre la actividad local». Y agregaron que

la crisis global implicará retrasar cualquier expectativa de reactivación económica.

«El aislamiento social detiene la actividad casi por completo e impactará agudamente en el segundo trimestre. Algunos sectores como comercio, turismo y recreación se encuentran con producción casi nula y se espera que continúen frenados la mayor parte del año. En un contexto de incertidumbre y desconocimiento de la evolución de la situación,

esperamos una caída de la inversión de alrededor del 22%, alcanzando un ratio PBI de 14%, valores mínimos desde 2002″,

señalaron.

Los economistas estiman que

la contracción empeorará en marzo,

donde hubo 10 días de aislamiento obligatorio, y

se profundizará aún más este mes,

cuando se estuvo prácticamente todo abril en confinamiento.

La fundación

FIEL

y el centro de estudios económicos

Orlando J. Ferreres,

por caso, proyectaron que el mes pasado,

el índice de producción industrial cayó 6,4% y 9,9% interanual,

respectivamente.

«En marzo, la industria comenzó a mostrar el impacto de las medidas de distanciamiento social.

En abril el impacto resultará mayor dado el completo freno de varias actividades.

Los desempeños sectoriales volverán a resultar diversos, como una mejor perspectiva para los sectores productores de bienes de consumo no durable (especialmente alimentos). La recesión industrial entró en una etapa de profundización», advirtió el informe de FIEL.

«La cuarentena golpeó con fuerza a la mayoría de los sectores manufactureros y si la caída anual no fue más pronunciada es porque estamos comparando con el que fue el peor mes del año pasado. Hacia adelante, las perspectivas no son alentadoras y

reina la duda al no tener certezas sobre cuándo y cómo se levantarán las restricciones a la circulación»,

dijeron por su parte en OJF.

Un informe de Cammesa, la compañía con control estatal encargada del despacho de energía, corrobora las proyecciones, cuando compara una semana típica de cuarentena con una de abril de 2019 con temperaturas similares. Ahí señala que

la demanda de electricidad en las grandes industrias se derrumbó 46,7%:

la del rubro alimentación, comercios y servicios cayó 18,8%, y la de petróleo y minería, 15,3%.

Otro termómetro que muestra la caída de la actividad es

el nivel de recaudación tributaria,

que se desplomó en marzo y continuó su caída en las últimas semanas. Según el Iaraf, entre el 1 y el 26 de este mes, los ingresos del grupo de impuestos nacionales más significativo tuvo una caída real del 25% y la del grupo de impuestos provinciales, un 20%.

ADEMÁS

Related posts

Coronavirus. Qué opciones ofrecen las aerolíneas para los pasajes no utilizados

admin

AFIP. En noviembre, la recaudación creció 58,2% y llegó a $474.870 millones

admin

Coronavirus. Verano 2021: el duro camino que recorrerán hoteles y restaurants para volver a la normalidad

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad