Economía

Dólar. Proponen flexibilizar el cepo para bajar el riesgo de más inflación



Para el economista Jorge Vasconcellos hay que habilitar un dólar financiero para que el BCRA descargue exceso de la oferta de dólares en los próximos meses y retire parte de los pesos que se vio obligado a emitir por la crisis. Crédito: Shutterstock

Los datos de marzo están y, pensando en lo que vendrá tras la cuarentena, inquietan:

la emisión monetaria alcanzó un nivel récord.

Rondó los $600.000 millones, con lo que superó lo emitido en el bimestre noviembre/diciembre tras estallar el programa de congelamiento monetario, lo que supone una expansión nominal del 35% de la Base Monetaria (BM) en el mes o del 67% interanual. Se eleva al 72% si se toma el crecimiento de los medios de pago.

Sucedió básicamente porque la «maquinita» trabajó a destajo imprimiendo nuevos billetes para asistir al fisco: el Banco Central (BCRA) no sólo transfirió $125.000 millones al Tesoro Nacional en concepto de adelantos transitorios, con lo que quedó cerca de agotar esa partida (puede girar hasta un monto equivalente al 10% y 12% de la recaudación promedio de los últimos 12 meses). Ya envió el 97% de ese monto y giró otros $80.000 millones en los últimos días como utilidades de su balance 2019, aunque aún no cerró.

En segundo término, ocurrió porque levantó las barreras de la playa de estacionamiento que tiene para dejar pesos fuera de circulación temporal para que los bancos desarmen inversiones por $270.000 millones que tenían colocadas en sus Letras de Liquidez (Leliqs). La idea es que los redireccionen para mejorar la oferta de crédito para que puedan pagar salarios las empresas afectadas por la inactividad que trae consigo la cuarentena.


Fuente: Reuters – Crédito: Agustín Marcarian

La inyección de dinero que aún no llegó a calle

El circulante en poder del público apenas creció en unos $36.000 millones en igual lapso, pero irá derramando con el desembolso de los créditos y el pago masivo de planes de emergencia en las próximas semanas y meses. Y es allí cuando aparecen las dudas sobre el impacto que semejante emisión podrá tener en la inflación y en las variables cambiarias si, como se prevé, la actividad se recupera progresivamente y los tenedores de pesos no encuentran un destino para ellos.

El riesgo inflacionario que esa situación supone,

tomando en cuenta que lo visto en marzo es apenas un anticipo de lo que se repetirá durante este mes y mayo al menos (por el impacto que la inactividad tendrá en la recaudación fiscal), podría reducirse significativamente según el economista Jorge Vasconcelos, investigador jefe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral). Eso, si el Gobierno decidiera a avanzar en las próximas semanas en un

relajamiento del cepo cambiario.


Crédito: BCRA

La propuesta aparece en el último informe de coyuntura del instituto dependiente de la Fundación Mediterránea, dedicado casi íntegramente a analizar las medidas diseñadas para tratar de reducir el impacto de la pandemia sobre la economía local.

Allí este economista reconoce las prioridades enfocadas a evitar una crisis social más importante, pero advierte que, aun así, debe cuidarse el riesgo de un

«eventual fogonazo inflacionario»

porque llevaría a un derrape mayor de la macro, algo que podría evitarse combinando un esquema de «ahorro forzoso» que reduzca la presión a que está sometido el gasto público y un «desdoblamiento cambiario».

«Ya sabemos que habrá emisión monetaria adicional por la suba de gastos públicos y la brutal caída de la recaudación, por el rescate de Leliqs que financia la expansión del crédito bancario y también por un creciente superávit de la balanza comercial, que obligará al Central a comprar reservas, lo que supone inyectar más pesos», describe. «La cuestión entonces no pasa por emitir o no emitir. Simplemente se trata de encontrar mecanismos que minimicen el riesgo de descontrol de la macroeconomía», completa.

En este sentido plantea la necesidad de «acotar parcialmente esa acumulación de factores de expansión monetaria» y evitar recurrir a las cuasimonedas.

Un límite y mejores mecanismos de absorción

Para acotar el motor de expansión monetaria orientado a atender las necesidades fiscales, Vasconcelos recomienda que el «gasto público en las tres jurisdicciones (nación, provincias y municipios) se concentre en las partidas urgentes y que para las remuneraciones por encima de cierto umbral se aplique algún tipo de ahorro forzoso para que las erogaciones totales se mantengan bajo control.

A eso agrega la necesidad de que el Tesoro «coparticipe’ a provincias y municipios los pesos transferidos desde el BCRA, de modo de compensar parte de la merma que estos distritos también sufren de recaudación y bajar el riesgo de regreso de las cuasimonedas.

Sin embargo, luego reconoce que ese mecanismo de moderación en lo monetario será insuficiente, a menos que el Gobierno esté dispuesto a recrear un «festival» de Leliq.

Es allí cuando un desdoblamiento cambiario que permita traspasar parte de los dólares que comprará el BCRA al público, para -por esta vía- poner en marcha un mecanismo de absorsión genuino de pesos y reforzar ingresos del fisco, según la propuesta.

Esto es porque la idea de Vasconcelos es mantener un cupo de compras (que imagina superior a los US$ 200 actuales) y el impuesto recargo (que propone reducir algo para asegurar su efecto recaudador) creando un dólar financiero con cotización fluctuante para operaciones de compra venta entre privados. Pero que el BCRA mantendrá bajo control con «intervenciones regulares en la punta vendedora para asegurar una ganancia cuasifiscal con una fracción de los dólares adquiridos en el segmento comercial».

Plantea que esas ventas del Central «retirarían pesos del mercado y ayudarían a un manejo más equilibrado de las variables nominales pero, además generarían una fuente de ingresos fiscales apreciable que se sumarían a las ganancias cuasifiscales».

Vasconcelos cree que otra razón para salir del régimen cambiario actual e ir a uno algo más flexible en estas condiciones tiene que ver con los movimientos de capitales de las empresas. «Sería abrir una válvula que permitiría el cálculo económico para inversiones y dividendos: aunque no existan proyectos nuevos, el proceso de fusiones y adquisiciones habrá de estar a la orden del día luego de esta crisis», plantea. Resta saber si la propuesta será escuchada por el Gobierno.

ADEMÁS

Related posts

El costo de la política. Los funcionarios que congelaron o renunciaron a su salario

admin

Fraude y delito. 10 multimillonarios que terminaron encarcelados

admin

Apasionadas por el campo. Un programa que busca empoderar a las mujeres del agro

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad