Economía

Cómo es el sistema de «identidad digital para la inclusión» que usan emprendedores del Barrio 31



En el Barrio 31 y en otros lugares, hay grupos de personas que se unen para obtener microcréditos o autogestionar ahorros Crédito: Programa Semillas

Una semilla es, en sí misma, vida latente; vida que está y que espera contar con el entorno y el acompañamiento adecuados para empezar a ser y a crecer. En estos tiempos de dispositivos digitales y pantallas por doquier, si por semillas entendemos el potencial y las ganas de alguien de salir adelante, aun desde una situación adversa, y de ser capaz de servir a otros y generar ingresos, la tecnología bien puede ser parte de ese terreno de base que las ayude a germinar.

Esa es la visión con la que parece haber nacido el proyecto DIDI, de «identidad digital para la inclusión». Se trata de una «plataforma de identidad digital autosoberana», un desarrollo tecnológico que permite recopilar y almacenar datos de personas de barrios vulnerables que acceden a prestaciones del mundo de las microfinanzas, como microcréditos o rondas de ahorro autogestionadas, con el acompañamiento de una ONG.

Esta tecnología, que se gestiona desde un teléfono celular a través de una app, permite además que una institución emita credenciales referidas a datos de los usuarios, que les sean útiles a las familias para acceder a determinadas prestaciones o a descuentos en consumos, o para mostrar ante terceros cierta información, como la experiencia laboral o el lugar de residencia. La meta es reducir la asimetría de información, un sesgo social que perjudica, a la hora del acceso a ciertos servicios, a la población más vulnerable.

El proyecto está siendo puesto en marcha por el Programa Semillas, de la asociación civil Ecomanía, con unos 250 emprendedores del Barrio 31, en la ciudad de Buenos Aires. «El plan arrancó hace un año y medio y ahora estamos en la etapa de implementación; esta prueba piloto está orientada a la inclusión financiera y es para beneficiarios del Programa Semillas y vecinos que usan el modelo de ahorro llamado rondas», explica Daniel Zan, director ejecutivo de Semillas, al referirse a la iniciativa, que es liderada por el BID Lab y Bitcoin Argentina y de la que son socios NEC, las tecnologías para gestión de datos RSK y RIF, ATIX Labs y Accenture.

«La tecnología usada corre en

blockchain,

porque así la información es manejada solamente por su dueño, que es el usuario, y no queda un

backup

en otro lado», agrega Zan, que dice que eso es importante también para el emisor de credenciales, porque la información no podrá alterarse (en este caso, este rol de emisor lo cumple Semillas, pero la idea es extenderlo a otras entidades).


El sistema DIDI permite gestionar datos de personas que toman servicios de las micfrofinanzas
El sistema DIDI permite gestionar datos de personas que toman servicios de las micfrofinanzas Crédito: Programa Semillas

Esas credenciales validan, por ejemplo, el comportamiento de una persona en el pago de las cuotas de un microcrédito, y también buscan dar fe de otros datos, como el domicilio de residencia, la conformación del grupo familiar, las características del emprendimiento económico, o las experiencias laborales y de capacitación. El objetivo es que sirva para contener desde la información de vacunas aplicadas hasta, por ejemplo, los datos para acceder a descuentos en redes de comercios o a servicios de salud por parte de ciertos prestadores con los que haya acuerdos.

El Programa Semillas se propone, desde 2016, generar oportunidades de desarrollo de personas que viven en la pobreza, a través de las microfinanzas. Tiene presencia en la ciudad de Buenos Aires y en nueve zonas del norte y del oeste del conurbano bonaerense. Sus créditos hoy son de un monto promedio de unos $21.000, prevén plazos de tres meses y contemplan un costo del financiamiento que arranca en 30% anual, dependiendo de las fuentes de fondeo a las que se accede (un tema hoy difícil, este último, para las microfinanzas). El plan de la ONG incluye facilitar el acceso a servicios de salud para la poblaciones vulnerables con las cuales se trabaja y, por eso, hay también créditos específicos para el acceso a medicamentos o tratamientos, atención en jornadas de salud, y consultas y prestaciones gratuitas oftalmológicas (en una tarea conjunta con la Fundación Zambrano).

Las rondas, por su parte, son acciones de grupos de personas conocidas entre sí, que se reúnen y deciden cuánto dinero poner en un fondo para el ahorro. Cada semana se sortea quién se llevará lo recaudado a modo de préstamo. Es una práctica frecuente, explica Zan, entre quienes llegaron desde otros países de la región. Y está basada en la confianza.

El objetivo de DIDI, señalan quienes impulsan el proyecto, no es otro que el de mejorar ese aspecto de la vida misma al que definen como «el motor de desarrollo»: la confianza.

ADEMÁS

Related posts

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el martes 31 de diciembre

admin

$3766 millones. Los ingresos crecieron menos que los gastos y enero cerró con déficit primario

admin

La historia detrás de la foto de Pogba con un mate y un termo argentino

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad