Deportes

Los Moyano, de la buena conducción a chocar a Independiente



Pablo y Hugo Moyano afrontan el creciente malestar de los hinchas de Independiente Fuente: Télam

Hugo Moyano está experimentando que es más factible tener contentos y satisfechos a los afiliados al gremio de los camioneros que a los hinchas de
Independiente. El fútbol es una materia menos controlable y más cambiante que el sindicalismo. Acostumbrados los Moyano a recibir eternas pleitesías de los choferes de camiones por las condiciones favorables de trabajo y los altos salarios que obtienen ante las cámaras empresarias, quizá pensaron que su buena gestión en los Rojos durante el primer mandato (2014-2017), incluida una aplastante reelección con el 89% de los votos, los galvanizaba indefinidamente contra las críticas y el malestar.

Pero no. Hoy el hincha de Independiente, con justa razón, está enojado y decepcionado por la manera en que se conduce el club. Para llevarlo a la jerga camionera, así como hubo un primer ciclo con un rumbo claro y se demostró pericia en el manejo, ahora Independiente está agarrando todos los pozos y choca esquina por medio.

Los Moyano son responsables de haber reconstruido el predio de Villa Domínico, de terminar las obras del estadio, de darle oxígeno a la tesorería y de ir creciendo competitivamente con
Almirón,
Pellegrino y
Milito, una evolución coronada por
Holan, un DT capacitado, que como hincha fanático supo interpretar el gusto de la tribuna y armó un equipo con mística para que volvieran las noches de gloria copera.


Lucas Pusineri, un técnico que intenta hacer pie en medio de una crisis
Lucas Pusineri, un técnico que intenta hacer pie en medio de una crisis Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

Todo se orientaba a un ciclo pujante, pero ocurrió lo contrario. Mario Vargas Llosa se preguntaría: ¿cuándo fue que se jodió Independiente? El orden es arbitrario, pero se podría enumerar: Holan, por dinero y ego, se peleó con su mentor: el preparador físico Kohan; la política de refuerzos orilla el desastre: jugadores caros y de pobres rendimientos; la comisión directiva implosiona: un grupo de dirigentes se corre a un costado y la dirección queda en el triunvirato Hugo y
Pablo Moyano y «Yoyo» Maldonado; se expande la sensación de desgobierno en lo futbolístico y la economía se pone más roja que la camiseta; los jugadores que están ya no se sienten comprometidos ni identificados con el club, solo esperan que sus representantes les traigan ofertas para irse. Pusineri se debe preguntar a cada rato dónde me metí.

Los hinchas pasan de la preocupación a la furia. Los Moyano, en vez de aprender de sus aciertos, caen en la soberbia. Pablo dice que él no está «en la cancha para cabecear» y Hugo trata de «boludos» y «gansos» a los simpatizantes que lo cuestionan. De seguir así, los Moyano se exponen al colmo de que los hinchas les hagan un paro.

ADEMÁS

Related posts

Confesión: el día en que Maxi Rodríguez no quiso ponerse la camiseta del Atlético porque se parecía a la de Central

admin

Gala del COA: premios para Luis Scola, Delfina Pignatiello y Rodolfo D’Onofrio, y la crítica para Mauricio Macri

admin

Super Rugby: la probable formación de Jaguares antes del debut ante Lions

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad