Deportes

Coronavirus. Idas y vueltas del Tour de Francia, el patrimonio de la humanidad deportiva que se resiste a la cancelación



El Tour de Francia 2020 está previsto para el 27 de junio próximo, pero ya se especula si puede ser postergado Crédito: Letour.fr

La próxima gran competencia deportiva que sigue en pie en el calendario está contra las cuerdas. El aplazamiento del

Tour de Francia

parece inevitable tras el mensaje del lunes del presidente

Emmanuel Macron

y plantea un punto de interrogación mayor para un evento confrontado por primera vez a una situación de esta naturaleza por la pandemia del

coronavirus,

pero sus organizadores siguen por el momento silenciosos.

Según el diario regional francés


Le Dauphiné,


que publicó la información este martes, el Tour 2020 comenzará el 29 de agosto en Niza y terminará el 20 de septiembre en París, siguiendo el recorrido previsto de sus tres semanas. Sin embargo, la empresa ASO (Amaury Sport Organisation), que tiene la costumbre de contactar prioritariamente a los responsables locales de las ciudades de las etapas y de los territorios afectados, no confirmó esas nuevas fechas, dado que

todavía sigue vigente la original, del 27 de junio al 19 de julio.

El Tour entra en la zona temporal de grandes reuniones prohibidas (hasta mediados de julio) por el anuncio hecho por Macron. Los ciclistas, que deben aún quedarse confinados, no podrían de todas maneras prepararse a tiempo para la partida, ideada a menos de dos meses (el plazo fijado por el director del Tour, Christian Prudhomme) tras su primera práctica, luego del presunto fin del aislamiento, hasta aquí el 11 de mayo.

Incertidumbre. Ésa es la palabra que fue pronunciada por el ministro del Interior francés, Christophe Castaner, sobre la más célebre de las carreras.

«Corresponde a los organizadores analizar su capacidad de organizar eso, de aplazarlo»,

declaró, y dejó la pelota en los pies de ASO. Como el virus, se propagan las hipótesis.

Se había hablado en una primera reunión de retrasar el Tour un mes y dar la salida a finales de julio. No obstante, esa posibilidad encuentra contra ella la proximidad de la luz verde dada por Macron para las grandes aglomeraciones de gente, pero también la dificultad de colocar una carrera de preparación como el Dauphiné antes del inicio del Tour. Y, además, el problema planteado por la capacidad hotelera limitada en los lugares turísticos durante la primera quincena de agosto.

¿Y si se opta por eso? Las complicaciones precedentes se alejarían, pero las fechas son las que tiene ya

la Vuelta a España,

otra de las tres grandes carreras por etapas, también organizada por la misma entidad. De todos modos, se sabe, el Tour es la piedra angular del calendario.


El colombiano Egan Bernal es el último ganador de la carrera ciclística más emblemática del mundo
El colombiano Egan Bernal es el último ganador de la carrera ciclística más emblemática del mundo Fuente: Reuters

Otra pregunta que asoma en el aire es si se podría aplazar a septiembre. La situación sanitaria habría teóricamente mejorado, pero eso sería olvidar el significado del Tour, que es algo más que una carrera ciclista. Sinónimo de vacaciones de verano,

la fiesta es indisociable del público

al punto de que la hipótesis de correrla sin gente se cae por su propio peso.

¿Está en peligro, entonces? La incertidumbre ha empujado a muchos a manifestarse sobre el tema, sobre todo teniendo en cuenta que el Tour, punto álgido de la temporada ciclista, es sobre todo indispensable para el equilibrio económico de ese deporte. «Es muy simple. Si el Tour no tiene lugar, los equipos podrían desaparecer, ciclistas y miembros de los equipos técnicos se quedarían sin trabajo», resumió a la

AFP

Marc Madiot,

mánager del equipo Groupama-FDJ, que es también el presidente de la Liga Nacional de Ciclismo de Francia.

Los ciclistas son los primeros convencidos. «Espero evidentemente que podamos correr el Tour: por mí, por mi equipo, por el deporte y por todos los aficionados», reaccionó el último vencedor de la prueba, el colombiano

Egan Bernal.

«Evidentemente, hay cosas más importantes para solucionar primero, pero desde que ya no haya peligro y estemos listos para pasar a otra cosa, nos encantaría que tuviera lugar el Tour», declaró su predecesor en el palmarés, el galés

Geraint Thomas.

«La gente que se queda al borde de la ruta para ver pasar a los ciclistas no es un peligro»,

estimó el virólogo belga

Marc Van Ranst

el sábado en la cadena de televisión de su país, Sporza. «En cambio, las distancias entre espectadores son más problemáticas en las salidas y las llegadas de cada etapa», dijo. El médico de urgencias francés

Patrick Pelloux,

que habló en Francetvsport, defiende que el Tour pueda tener lugar»:

«Sería un regreso simbólico de Francia».


Las salidas y llegadas de las distintas etapas son los momentos en los que más público se aglomera en la carrera
Las salidas y llegadas de las distintas etapas son los momentos en los que más público se aglomera en la carrera Crédito: Letour.fr

Mientras tanto, el Tour levanta sus banderas de patrimonio de la humanidad. El año pasado,

medio centenar de parlamentarios pidió incluso su inscripción en el Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO.

«Cada uno de nosotros tiene en su cabeza una imagen, una historia, un recuerdo propio, que caracteriza el nexo carnal entre le Tour y Francia», señalaron los defensores de esta moción, a iniciativa del diputado del departamento del Tarn,

Philippe Folliot.

Entre diez y doce millones de espectadores se agolpan cada verano al borde de la carretera, atraídos por la carrera, así como por su ambiente, desde que la caravana publicitaria fuese creada a principios de la década de 1930. Un 80% del público es francés y casi la mitad (48%) viene con niños, según las cifras del organizador.

«El Tour no es sólo deporte, y sin público no sería un monumento así.

Es el único espectáculo de esta naturaleza en el mundo al mismo tiempo popular y gratuito», recordaron en su petición los diputados que hablan de «refuerzo del nexo social». «Esta competición nos reúne más allá de nuestros orígenes, de nuestras convicciones o nuestros recorridos», completaron.

ADEMÁS

Related posts

Coronavirus. El sentido mensaje de Diego Maradona sobre la situación de Italia y la Argentina

admin

Coronavirus. Con Tokio sólo no alcanza para garantizar los Juegos Olímpicos: nadie piensa en los atletas ni en la llegada de 20.000 extranjeros

admin

El mapa de Aldosivi-San Lorenzo: los remates de cada equipo, cómo se movieron y la posición en la tabla de la Superliga

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad