Argentina

Mañana comienza la gran fiesta del teatro independiente de Buenos Aires


Nün Teatro Bar, uno de los epicentros teatrales de Villa Crespo Fuente: LA NACION – Crédito: Ignacio Sánchez

Sin dudas, el 30 de noviembre de 2019 quedará en los anales del teatro independiente porteño. Así como lo fue ese mismo día de 1930 cuando se inauguraba el Teatro del Pueblo. Fecha clave si las hay, a las 12 del mediodía de mañana sonará la simbólica campana, esa que cuentan que tocaba, según las anécdotas, Leónidas Barletta, fundador del Teatro del Pueblo, para dar aviso de que la función estaba por empezar, para dar arranque a uno de los días más teatrales de la historia. Es que dos hechos importantísimos se fusionan para dar como resultado una verdadera fiesta y celebración teatral. El año que se termina, es cierto, no ha sido el más luminoso para los escenarios independientes. Por la crisis económica, el teatro sufrió las consecuencias. Pero para alegría de la ciudad, mañana habrá un festín teatral para confirmar una vez más que la cultura goza de buena salud. Y que el tan querido como necesario teatro independiente está más vigoroso que nunca.

Por un lado, abre las puertas de su nueva sede el emblemático
Teatro del Pueblo, al que le sobran historias y periplos, desalojos y renacimientos. Inaugurado por el propio Barletta aquel 30 de noviembre dio inicio al desarrollo del teatro independiente. De una perdida sala del Bajo en los comienzos, al Viejo San Martín luego, hasta desembarcar en 1943 en la sala del sótano de Diagonal Norte, a metros del Obelisco. Allí vivió una pila de años, con algunas interrupciones como cuando murió Barletta y la actividad cesó por unos doce años, hasta que en 1987 herederos del Teatro Abierto decidieron reabrirlo. En 2016, el grupo Somi (en honor al dramaturgo Carlos Somigliana), encargado de llevar adelante este mítico teatro recibió la noticia de que los dueños del espacio lo reclaman y entonces hicieron las valijas y tuvieron que marcharse. Tenacidad de por medio, este grupo convertido en Fundación Carlos Somigliana (presidida por Roberto Cossa, quien mañana mismo cumple 85 años) nunca concibió la idea de que este espacio fundamental desapareciera. Así que buscaron. Y como todo el que busca encuentra, llegaron a Lavalle 3636, epicentro de la movida teatral off, y comenzaron a remodelar la sala que supo ser Puerta Roja. Mañana abrirán sus puertas a las 12 del mediodía, un 30 de noviembre también, fecha que la Legislatura Porteña declaró en 2010 como el Día del Teatro Independiente.

Por eso, para completar el panorama teatrero y a raíz de esta fecha establecida, mañana se podrá disfrutar en la ciudad de la primera edición del festival Día del Teatro Independiente. A las 12 del mediodía se dará inicio a la jornada justamente en el Teatro del Pueblo, que abre sus puertas para este gran evento con un brindis conmemorando la fundación del teatro que se convirtió en la piedra fundacional del teatro independiente. Hasta la medianoche se sucederá un sinfín de actividades relacionadas. Mesas de reflexión y debate, ensayos abiertos, clases de distintos tipos y más de cien obras a cien pesos en un centenar de salas teatrales distintas repartidas por todos los barrios, con una fiesta de cierre a la medianoche. Esa es la propuesta que lanzaron Artei (Asociación Argentina del Teatro Independiente), el Ministerio de Cultura y Escena y Espacios Escénicos Autónomos para celebrar este podio tan misterioso como extravagante que se ganó la ciudad de Buenos Aires al convertirse, según la Unesco, en la ciudad de habla hispana con más funciones de teatro del mundo. La explicación de este fenómeno solo se puede encontrar en la escena independiente, fructífera, imparable, experimental, que desde sus comienzos jamás ha dejado de sorprender. Mañana, la capital del teatro independiente se viste de gala y proyecta una gran jornada.

«Desde 2010, cuando se sancionó la ley que fijó el 30 de noviembre como Día del Teatro Independiente que tenemos ganas, desde Artei, de festejar como corresponde. Llevamos esta propuesta al Ministerio de Cultura de Ciudad, fue escuchada y bien aceptada. Esta es la primera experiencia desde 2010 y el evento es realmente muy grande», cuenta orgullosa Liliana Weimer, responsable de la sala Abasto Social Club y presidenta desde hace diez años de Artei, organismo fundamental a la hora de defender y respaldar a las distintas salas porteñas. «Artei es una asociación que nuclea a cien salas independientes de la Ciudad de Buenos Aires. Fue fundada bajo el impulso en su momento de Alejandra Boero y de Roberto Perinelli, entre otros grandes nombres. Y nucleamos a los responsables de salas teatrales que además son directores, dramaturgos, actores, pero fundamentalmente nos une el hecho de que todos tenemos la mochila de cargar con una sala, con su subsistencia, con su mejoramiento y por supuesto acogemos a las nuevas salas que se van creando. Trabajamos con los temas de los presupuestos de cultura tanto de Nación como de Ciudad, con los organismos como el Instituto Nacional de Teatro, Proteatro por supuesto, en algunos casos con el Fondo Nacional de las Artes, trabajamos con Aadet, la cámara de empresarios teatrales, que nos apoyan con una donación anual para que podamos hacer el premio Artei, con el que apoyamos económicamente a cinco espectáculos que estrenan en nuestras salas. Eso nos resulta muy importante. Hay que gestionar, luchar, trabajar atentamente en las habilitaciones de los espacios» agrega Weimer sobre el trabajo que desempeñan.

Fiel al estilo del teatro independiente, exuberante, lleno de opciones y prácticamente inabarcable, este festival no se queda atrás. Y entonces algunas preguntas comienzan a asomar. ¿A qué se llama teatro independiente? ¿Cuál es su importancia en la cultura? ¿Independiente de qué? Lo primero que llama la atención es su heterogeneidad y de ahí entonces la dificultad de englobar a semejante cantidad de poéticas bajo un mismo mote, «teatro independiente», «off», «alternativo», «under». Palabras que se utilizaron a lo largo de la historia para tratar de definir algo básicamente incapturable. El teatro independiente es aquel que toma riesgos, que se anima a desafiar los límites, las fórmulas, que se atreve a experimentar y a ir por más y por ello genera novedades, despierta, asombra. Impredecible y esquivo pero potente y constante. Es que desde hace prácticamente noventa años que este teatro se reinventa y redefine. Y acompaña -por qué no, dialoga- con la historia. Su único motor es el deseo de hacer. No hay economía en juego sino una profunda vocación de creación.

La jornada de mañana será una gran oportunidad para recorrer salas dispersas por toda la capital muy conocidas, como Espacio Callejón, el Camarín de las Musas, el Abasto Social Club, El Excéntrico de la 18, el Portón de Sánchez, La Carpintería, Anfitrión, Calibán, Andamio 90, El Ópalo, el Payró, por citar solo algunos de los más de cien espacios involucrados. Todos los barrios ofrecerán propuestas teatrales a solo cien pesos.
En la página del gobierno de la ciudad las actividades están organizadas por comunas mientras que en el sitio
Alternativa Teatral están organizadas por obra y ahí mismo pueden sacarse las entradas de la mayoría de las obras.

Desde temprano se podrá participar de mesas especiales sobre gestión cultural, desarrollo de nuevos públicos, producción y trabajo en el teatro independiente, así como también de mesas con directores y personalidades emblemáticas de la escena como «Estéticas: Análisis de la heterogeneidad dentro de nuestro circuito» a las 17 en NoAvestruz en la que participan Ricardo Bartís, Analía Couceyro, Sandra Franzen, Guillermo Cacace y Elisa Carricajo.

Podrán verse obras infantiles, como la propuesta del grupo Laberinto Masticable, a las 16.30, en el Chacarerean, o Mi amiga la oscuridad, en Teatro Ciego, a las 17. Una vez más, será un verdadero desafío elegir qué ver ante tamaña oferta en un momento ideal del año porque la mayoría de las obras comienzan a bajar la persiana. Quienes quieran comenzar temprano podrán hacerlo con

Negra, de Dennis Smith, en el Camarín de las Musas, a las 19. A metros de ahí, a las 20,

La reina de la belleza, ganadora del ACE a mejor espectáculo alternativo, en el Tinglado, a las 20, dirigida por Oscar Barney Finn, con Marta Lubos. En el mismo horario y a pocas cuadras, en el Portón de Sánchez, podrá verse
Mar distante, dirigida y escrita por Gabriela Izcovich. También a las 20, en el Excéntrico de la 18, subirá a escena una vez más la joya imperdible de
Eva Perón en la hoguera, de Leónidas Lamborghini, dirigida y actuada por Cristina Banegas. En este mismo barrio, Villa Crespo, en Moscú, a las 22.45, será el turno de la imperdible
El río en mí, de Francisco Lumerman, con actuaciones de Claudio Da Passano, Mercedes Docampo, Malena Figó y Elena Petraglia. A pocas cuadras, en Vera Vera, a las 20, la sensible pieza
Hasta el martes, dirigida por Verónica McLoughlin, con Karina Antonelli y Mauricio Minetti.

Si de danza se trata, en el hermoso espacio Dumont 4040, en Chacarita, a las 20.30, sube a escena
Miedo,
con Esteban Meloni y Diego Velázquez, dirigidos por Ana Frenkel. Ahí nomás, a las 23, en Espacio Aguirre,
Marcelo Katz deleitará al público con su
Hostería Beninger: clown y música. Para aquellos que anden por el centro, en el Payró, a las 21.30, estará
Cuántos fantasmas en un beso, de Pablo Finamore, y en Calibán, a las 21, La conducta de los pájaros, de Norman Briski.

Algunos unipersonales destacados también serán una tentación:
Hijo del campo, de y con Martín Marcou, en Espacio Tole Tole, a las 21;
Rhonda, con Jimena López, en Espacio 33, en Boedo, a las 20.30, y
Gershwin, el amor está aquí para quedarse, en El Ópalo, a las 20. El primero narra la dura vida de un joven de campo que sufre los tormentos de una sociedad que lo oprime y discrimina; el segundo la difícil historia de una joven boxeadora mientras que el tercero cuenta a través de Kay Swift, el gran amor del músico George Gershwin para adentrarnos en su obra.

Para los más tarderos, en el Abasto Social Club, a las 22.30, puede verse
Claudia en la montaña, dirigida y escrita por Hernán Morán, que hace viajar a la platea a los años 60, con elementos sobrenaturales y el hippismo como telón de fondo. En La Carpintería y, a las 22 será el turno de
Siento cosas por mí, la obra de Claudio Mattos, Virginia Mihura, Vanina Montes. Y a las 22.30, en la sala grande de La Comedia podrá verse la última función de
Dr. Lacan, de Pablo Zunino, que culminaría así sus siete exitosas temporadas, en este caso con versión ampliada que incluye proyecciones. Todas las entradas se pueden adquirir por Alternativa Teatral menos la última que debe hacerse por Plateanet.

Para cerrar este día agitado, a la medianoche, en La Carpintería habrá fiesta, con barra y DJ, y con entrada gratuita.


Norman Briski, en su propia sala de Monserrat: Calibán
Norman Briski, en su propia sala de Monserrat: Calibán

ADEMÁS

Related posts

Básquet: Federico Susbielles se baja de la pelea y Fabián Borro será el próximo presidente de la CABB

admin

El mensaje de Carla Conte para su novio, el cineasta Federico Rozas: «Estoy muy enamorada de vos»

admin

¡BOMBAZO! Las INMOBILIARIAS dicen que habrá una RETRACCIÓN de la OFERTA

admin

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS

Políticas de Privacidad